X
Vuelta al Mundo

Ladrón de bitcoins escapó de una prisión en Islandia

Whatsapp_Ecatepec

Sindri Thor Stefansson es un hombre que olfatea oportunidades. La mayoría de las veces para cometer delitos. La primera de ellas tuvo que ver con las criptomonedas. Pero no fue un inversor como cualquier hombre de negocios. Robó 600 ordenadores para minar bitcoin en Islandia. Fue detenido como uno de los mayores ladrones de esa moneda virtual.

La segunda oportunidad que se le presentó fue hace apenas 24 horas. Ocurrió mientras estaba detenido en Sogn, una prisión de baja seguridad en el sur rural de Islandia. Vio una ventana, creyó que podría atravesarla sin que nadie lo viera y se salió con la suya. Consiguió huir de la prisión.

La tercera, fue aún más arriesgada. Pero Stefansson sabía que no podría esconderse durante mucho tiempo en aquel país con apenas 340 mil habitantes y donde parecería que todos se conocen entre sí. Fue por eso que se dirigió al aeropuerto en Keflavik, a 95 kilómetros de la prisión que había abandonado, compró un ticket, presentó un pasaporte falso y se subió al primer avión que lo depositaría en la europa continental, más precisamente en Estocolmo, Suecia.

Pero lo curioso es que en el avión que logró subirse viajaba un pasajero de relevancia: la Primera Ministra de IslandiaKatrin Jakobsdóttir. La jefa de Estado se dirigía a Estocolmo para reunirse con su par indio, Narendra Modi.

Pero nadie sabía que en ese vuelo comercial, repleto de pasajeros, iba Stefansson. Es que los guardias de la cárcel donde estaba alojado no repararon en su ausencia hasta después de que el avión aterrizó en SueciaEl alerta se dio después, cuando lograron identificarlo mediante las cámaras de seguridad del aeropuerto y comprobaron que huyó del país con un pasaporte falso.

Stefansson fue detenido junto a otros once sospechosos. Fue catalogado por la prensa local como el mayor ladrón de Bitcoin. Junto a ellos consiguieron robar equipamiento específico para minar criptomonedas por un valor de 2 millones de dólares. Las computadoras fueron apropiadas en cuatro golpes diferentes y aún no han sido halladas por los investigadores.

Los dueños de los ordenadores robados ofrecen como recompensa 60 mil dólares para quien pueda indicar dónde se encuentran.

Helgi Gunnlaugsson, sociólogo de la Universidad de Islandia, explicó que es inaudito que una persona tan peligrosa haya sido puesta bajo custodia en una celda de tan poca seguridad. “Los escapes de las prisiones en Islandia suelen ser de personas que salen para emborracharse. Los inframundos son pequeños y es extremadamente difícil esconderse, y mucho menos huir del país“, indicó el académico al diario The Guardian.

Por las condiciones climáticas del país, la energía renovable y los bajos costos, Islandia se convirtió en un centro de creación de criptomonedas. Es que los equipos técnicos que se requieren consumen mucha energía y el costo en otros países sería muy alto.

To Top