Parece que poco le interesa a la pareja presidencial las multimillonarias cuentas bancarias del Gobernador priista del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, en Andorra, lejano principado del que apenas saben los ignorantes mexicanos. (Como seguramente lo pensó del Mazo cuando abrió sus cuentas por allá).

Pequeño problema al lado del porte que se carga el señor Gobernador, quien con su figura estilizada, alto, blanco y hombre estudiado, dio una calurosa bienvenida a la Sra. Müller en el Estado de México.

Es por eso que sorprendió a mas de una lo bien que se la paso la esposa del presidente, quien junto al Gobernador mexiquense se puso a leer cuentos para niños.

Toda una escena familiar.

Corruptazo