Un estadounidense de 32 años mató a su padre cuando éste participaba en una reunión virtual en la aplicación Zoom, quizás el primer asesinato transmitido en esta plataforma, indicó el viernes la policía del condado de Suffolk, en la periferia de Nueva York.

El jueves poco después del mediodía Thomas Scully-Powers apuñaló a muerte a su padre, Dwight Powers, de 72 años, en la ciudad de Amityville, en Long Island, conocida sobre todo por la película de terror que lleva su nombre y fue estrenada en 1979.

Los otros participantes en la teleconferencia, que vieron en directo el asesinato, llamaron al número de emergencias, indicó la policía en un comunicado.

El hijo fue rápidamente capturado, y brevemente hospitalizado. Salió del hospital el viernes en la mañana, y debía ser formalmente inculpado durante esta jornada de homicidio en segundo grado, precisó la policía.

El crimen parece ser el primero en desarrollarse en la plataforma Zoom, cuya cantidad de usuarios explotó a raíz del confinamiento decretado por la pandemia en gran parte del mundo.

Durante el brote de coronavirus, millones de personas se encuentran cotidianamente en plataformas como Zoom, Google Hangout, Houseparty o Facetime para dialogar, tomarse una copa juntos o festejar cumpleaños, graduaciones o aniversarios.

Condenado a muerto por Zoom

El asesinato de Powers no es el único hecho macabro transmitido por la plataforma, cada vez más utilizada. La semana pasada un hombre fue condenado a muerte en Singapur mediante una videollamada a través Zoom por un caso de narcotráfico, lo que supone la primera vez que se aplica la pena capital a distancia en la ciudad Estado.

Punithan Genasan, un malayo de 37 años, fue condenado el viernes por su papel en una transacción de heroína, según mostraron documentos del tribunal singapurense, con el país en pleno confinamiento para intentar contener uno de los peores brotes de coronavirus de Asia. Se trata del primer caso penal en el que se dicta una sentencia a muerte por audiencia remota en Singapur, indicó un vocero del supremo tribunal.

El abogado de Genasan, Peter Fernando, dijo que su cliente recibió el veredicto del juez a través de una llamada de Zoom y que está considerando la apelación.

El Zoom se ha hecho popular durante las cuarentenas por el coronavirus en todo el mundo para todo, desde clases escolares virtuales hasta reuniones de negocios, pero Human Rights Watch criticó su uso para imponer la pena capital. “La pena de muerte es intrínsecamente cruel e inhumana, y el uso en Singapur de tecnología remota como Zoom para condenar a un hombre a muerte lo hace aún más grave”, dijo el director adjunto para Asia del grupo, Phil Robertson.

Fuente: el

Facebook Comments.