No podemos negar que la rata también es creativa.

Esta vez un hombre que fingía entregar servicios de comida rápida a través de la plataforma Rappi fue descubierto en su verdadera ocupación: robar.

Por fortuna esta tarde se lo quebraron cuando intentaba asaltar a una persona.

Y ahí quedo, besando el asfalto.

¿Donde?

Los hechos ocurrieron en la esquina de Edgar Allan Poe y Ejército Nacional cuando dos presuntos asaltantes a bordo de una motocicleta intentaron asaltar a un hombre.