News / Noticias

Todos hemos quedado a deber

Whatsapp_Ecatepec

Por Jesús Sesma Suárez*

Ayer se cumplió un año de los terribles sismos del 19 de septiembre.

Como una mala broma del destino, todos (o la gran mayoría) nos encontrábamos regresando de los simulacros que se realizan ese mismo día después de los sismos del 85, incluso platicando sobre la imposibilidad de que un fenómeno natural de igual magnitud pudiera repetirse.

Advertising
Advertising

Pero fue justo a las 13:40 horas, precisamente en un 19 de septiembre nuevamente, cuando ocurrió lo que nadie deseaba: otro sismo de 7.1 grados sacudía a la capital del país y a otros estados de la República.

Como siempre, la solidaridad del pueblo mexicano quedó a la vista y muchos fuimos los que salimos a las calles a ayudar en el rescate de las víctimas o bien cooperando con víveres para todos los afectados.

Aunque es una realidad que la mayoría de los mexicanos ya sabemos qué hacer en caso de un sismo, nadie puede evitar que por unos momentos el caos se apodere de muchos.

Sin embargo, en esta ocasión creo que los jóvenes fueron los que tomaron la batuta. Fueron ellos lo que en su mayoría acudieron a los edificios derrumbados y los que días después seguían ahí colaborando.

Las autoridades (federales y locales), ahora más preparadas que hace 32 años, también colaboraron a que la respuesta ante la catástrofe fuera ágil y eficiente. Coordinaron las labores de rescate, cuidaron de la integridad física de todos los voluntarios e informaron oportunamente de los avances que se iban dando.

Esto, definitivamente, ayudó para que el ánimo de todos los mexicanos poco a poco se recuperara, ya que las noticias sobre las personas rescatadas fluían mientras todos éramos testigos en los distintos medios de comunicación.

Con el correr de los días nos dimos cuenta de que las consecuencias habían sido devastadoras. Muchas personas perdieron la vida y otros miles de ellas se quedaron sin hogar.

Se destinaron más de ocho mil millones de pesos para ayudar a todas estas personas, pero la realidad es que no fue suficiente. Desde aquel entonces, mes con mes los inconformes por no haber recibido la ayuda prometida por parte del gobierno se han manifestado en las calles y por distintos medios.

Y lo han hecho con toda razón porque, efectivamente, muchos todavía siguen viviendo en la calle y esperando a que las autoridades les cumplan. Lamentablemente, esto se ha repetido en varios estados del país que sufrieron los efectos devastadores del sismo.

Aunque todos hemos quedado a deber, creo que más allá de encontrar culpables, lo verdaderamente importante es dar soluciones de las cuales todos debemos participar, tanto a nivel federal como en los gobiernos y congresos estatales.

La gente no puede seguir esperando a que sus representantes y gobernantes se pongan de acuerdo mientras sus familias están sin un techo. Por eso es urgente que todos los que nos comprometimos a colaborar en la solución de esta triste realidad lo hagamos de inmediato.

Si es necesario destinar más dinero, hay que hacerlo ya. Si es necesario modificar leyes o programas en beneficio de la gente, no perdamos ni un día más.

Por lo que toca al Partido Verde, tengan la seguridad de que no quitaremos el dedo del renglón para que todo lo prometido se cumpla, para que todo el dinero comprometido (y más) llegue a los que verdaderamente lo necesitan y para que todo ello se lleve a cabo no sólo con celeridad, sino con total y absoluta transparencia.

           * Secretario de Comunicación Social

                del CEN del PVEM.

Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0


Source: Excelsior

Facebook Comments.
To Top
X
X
X
Rotafolio