News / Noticias

Su gobierno le ha enviado 300 cigarrillos de marihuana cada mes por 34 años

Whatsapp_Ecatepec

Irvin Rosenfeld ha fumado cerca de 135.000 cigarrillos de marihuana provistos por el gobierno de EEUU desde 1982. Diez por día, cada día, durante 34 años. Cree que si no fuera por la hierba, estaría muerto. Después de conocer su historia con la popular planta, aún ilegal en muchos países, probablemente termines pensando lo mismo.

El hombre de Florida, de 63 años, vive una vida normal: Es un corredor senior en una gran firma de seguros, que pasa cada sábado en voluntariado con niños y adultos discapacitados, mientras batalla contra una rara enfermedad a los huesos llamada Exostosis Cartilaginosa Congénita Múltiple.

Irvin recibe mensualmente 300 cigarrillos prearmados de marihuana de parte del programa compasivo Nuevas Drogas Investigacionales de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos.

Esta marihuana es de baja potencia (un 4% de THC) y no lo deja muy afectado, ya que desde principios de los 70’s, él no puede ser drogado debido a una cantidad anormal de receptores de canabinoides en su cerebro. De todas formas, la marihuana le quita el dolor crónico y le permite seguir viviendo.

Irvin Rosenfeld

Rosenfeld mostrando su hierba al Congreso de EEUU

Rosenfeld, cuando fue diagnosticado con su condición, tenía más de 200 tumores cubriendo sus huesos, los que se esperaba crecieran rápidamente y, mientras eso sucedía, él debía lidiar con el dolor causado por éstos.

En el mejor de los casos, tendría que haber lidiado con una vida de dolor incesante y grandes dosis de analgésicos. En el peor, los tumores se volverían malignos y acabarían con su vida.

Ya en la universidad, a pesar de tener que consumir muchos medicamentos para su dolor, se atrevió a probar la marihuana.

Cuando ya estaba fumando por décima vez durante ese tiempo, se dio cuenta que no sentía ningún dolor después de estar sentado media hora jugando ajedrez con un amigo, cuando usualmente no podía pasar 10 minutos sentado sin sentir fuertes dolores. No había consumido ningún analgésico. Se percató que la única droga efectiva para su condición, era una ilegal.

Rosenfeld abandonó la universidad en 1972 e inició una petición al gobierno federal por su derecho a usar la marihuana de forma medicinal.

no tuvo éxito hasta 1977, cuando conoció a Robert Randall, quien había adquirido un permiso para usarla. Él padecía glaucoma desde sus 20, y le habían advertido que sería ciego a los 30. Sin embargo, se percató que el uso de la marihuana eliminaba las manchas en su visión.

Así que comenzó a tratarse con marihuana, pero Randall y su esposa, Alice O’Leary, fueron arrestados por tener 5 plantas.

Pero los cargos fueron abandonados cuando salió un estudio de la Universidad de California sobre el efecto positivo de la marihuana en  el glaucoma. Así que se dirigieron a la Administración de Drogas y Alimentos y al Instituto Nacional para la Drogadicción, que habían proporcionado la marihuana para el estudio, y les pidieron acceso a dicha hierba.

Sorprendentemente fue concedido, y nació el programa de Nuevas Drogas Investigacionales.

Rosenfeld se volvió a encontrar con Randall y le contó que sus peticiones estaban siendo rechazadas. Así que Randall y su esposa crearon un protocolo que permitió a Rosenfeld ser el segundo paciente en el programa.

Alice O’Leary

Robert Randall después de recibir su primer cargamento de marihuana en 1976.

En los 80’s el programa siguió creciendo e incluyo gente con SIDA y raros tipos de cancer.

Lamentablemente, en 1992, el gobierno de Bush canceló el programa y solo 13 pacientes pudieron seguir con su suministro, incluyendo a Rosenfeld.

Cada 5 meses, recibe 6 cajas, cada una con los 300 cigarrillos provenientes de la Universidad de Mississippi, que se encarga de toda la marihuana federal.

“Si tu hablas de algún fanático que quiere drogarse, se decepcionarían con la calidad de la cannabis que se me envía, pero la consumo por el aspecto medicinal y lo que tengo es suficiente”

Irvin Ronsenfeld

 

A pesar de que Rosenfeld y los demás pacientes llenaban informes bianuales, estos nunca se usaron para determinar los efectos de la marihuana a largo plazo, así que un estudio independiente determinó que los pacientes estaban tan sanos como se podía esperar, considerando sus enfermedades, y que la hierba no tenía ningún efecto nocivo en la salud de los pacientes.

Irvin Ronsenfeld

Rosenfeld (arriba) y Randall junto a dos otras pacientes del programa.

“en 1982, Bob Randall y yo hicimos una promesa: Le enseñaríamos al mundo los beneficios de la marihuana medicinal. Ésa es nuestra misión, pero aún no ganamos para todos. Es frustrante cuando los federales siguen diciendo que no hay beneficio médico alguno cuando nosotros sabemos que sí. Somos la prueba viviente de que esto funciona”.

Irvin Rosenfeld

De hecho, en algunos casos, la marihuana mejoró drásticamente la calidad de vida de los pacientes.

Randall mantuvo su visión hasta que falleció a sus 53, a pesar de que los doctores le habían dicho que estaría ciego a los 30 años. Rosenfeld debiese haber tenido muchos más tumores de mayor tamaño, pero esto no ha sucedido desde que comenzó su tratamiento.

¡Vaya historia sobre los beneficios de la marihuana! ¿Qué opinas sobre su legalización?

⊂(◉‿◉)つ
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : UPSOCL

Su gobierno le ha enviado 300 cigarrillos de marihuana cada mes por 34 años


⊂(◉‿◉)つ

To Top
X
Rotafolio