News / Noticias

Siguen en espera de una vivienda después del sismo de 1985

Whatsapp_Ecatepec

“Muchos han muerto con la ilusión de tener una casa”

Ciudad de México.- Janette siguen todavía en espera de una vivienda después del sismo de 1985, a diferencia de quienes llevan un año exacto buscando acción de vivienda y apoyos para recuperar sus patrimonios por el sismo de septiembre del año pasado, aún existen damnificados del terremoto de hace más de 30 años.

Muchos han muerto con la ilusión de tener una casa

Recordó Janette, que habita en el campamento de Colector 13, en las afueras del metro Lindavista en la delegación Gustavo A. Madero.

Vive así desde hace poco más de tres décadas cuando de “manera provisional” se acondicionaron módulos de lámina para atender las necesidades de vivienda de los damnificados de 1985.

Advertising
Advertising

En el predio viven al menos unas 250 familias, de las cuales, unas 30 son damnificadas del terremoto del 85, y a quienes aún cuando existió la entrega de acciones de vivienda en el 2008, los dejaron con las llaves en la mano, esperando ayuda de quienes le aseguraron un apoyo pero debido a manejos irregulares de los dirigentes que antes coordinaban la entrega de hogares a las familias y quienes en opinión de Janette, salieron beneficiadas personas que no tenían nada que ver con el sismo.

La organización en la vida cotidiana es casi la misma que desde hace más de 30 años, con seis baños comunales por cada módulo que alberga al menos 10 familias: para lavar los trastes también existen turnos establecidos, debido a que antes era peor porque solo había seis hornillas por módulo para prepara comida, lo que derivaba en peleas cada día.

Menciona que llegó al campamento cuando era una niña pequeña con la esperanza de tener una vivienda digna con paredes de cemente, pasó a ocupar una construida con láminas y compartir su vida con otros niños damnificados; ahí nacieron sus hijos y ahí mismo ha tenido que cuidar a sus nietos, añade.

Otro caso más es Verónica M, también una afectada por el terremoto del 85 que llegó con la idea de que solo estaría temporalmente, proveniente del barrio de Tepito y todo el tiempo que lleva en el campamento ya ha visto nacer ahí a sus nietos y continúa viviendo con la espera de una solución.

Erik D, de 30 años de edad, menciona que sus padres llegaron al campamento después del terremoto del 85, él no conoce otra realidad más que la que se vive entre los damnificados del lugar.

De niño no te dabas cuenta que las carencias porque era tu realidad de siempre, fue hasta cuando vas creciendo que te das cuenta que no es normal vivir así, nos tuvimos que adaptar

Añade Erik.

Alfredo, también llegó tras el sismo del 85 aún siendo un niño, sus padres pagaban un crédito de vivienda que se quedó entre los escombros de aquel terremoto.

Al principio era fácil porque éramos niños, en tu mente no viene el olvido que el gobierno empezaba a segregar a las familias de estos campamentos

Con el tiempo, se dio cuenta de su realidad; incluso llegó a ser discriminado por vivir en un campamento.

Janette como muchos casos más, siguen en espera de una vivienda.

ESTO TE INTERESA:

Facebook Comments.
To Top
X
X
X
Rotafolio