X
News / Noticias

Sheinbaum inicia gestión y desaparece a granaderos

Georgina Olson y Wendy Roa

CIUDAD DE MÉXICO.

Al rendir protesta como jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum aseguró que acabará con la corrupción, que dará acceso a los derechos básicos a la población para acortar desigualdades, y desaparecerá al cuerpo de Granaderos.

Ante el Congreso local expuso parte de su programa que consta de 93 acciones económicas, sociales y de seguridad. Dijo que en su gobierno la innovación implicará combinar la creatividad y conocimiento, “el uso de la ciencia, la educación, la expresión artística, la tecnología y la información para mejorar la calidad de vida”.

La nueva jefa de Gobierno agregó que el cuerpo de Granaderos desaparecerá a partir del primero de enero de 2019.

Posteriormente posteó un video en redes sociales en el que informó que quitaría el blindaje que hay en las ventanas de su oficina pues aseguró: “no tengo miedo”.

 

PROPUESTAS

  • A partir de enero el Autódromo abrirá sus puertas para actividades gratuitas de 5:00 a 22:00 horas, con excepción de la época en que se realice la Fórmula 1.
  • Construirán 10 Escuelas de Educación Superior del Sistema Benito Juárez e integrarán cinco preparatorias.
  • Construirán el hospital de Cuajimalpa y uno más,
  • y ampliarán el Materno Infantil de Topilejo y el Pediátrico de Azcapotzalco.
  • Cancelarán el pago de predial y agua de 2018 y anteriores en zonas con bajo índice de desarrollo, así como las fotomultas.
  • El Instituto de la Mujer será elevado al rango de Secretaría.
  • Dará apoyo directo a  los damnificados por los sismos.

 

Promete nuevo rumbo y parar la corrupción

Al asumir ayer el poder como jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum aseguró que invertirá en darle a la población acceso a los derechos básicos, y expuso que será “esencial para acortar desigualdades y proveer oportunidades de desarrollo para todos y para todas”.

Recordó que la inversión privada y social es fundamental, “pero es tarea del gobierno y la sociedad la planeación de la Ciudad y es menester del gobierno invertir para garantizar los derechos”.

En cuanto a la innovación, expuso que en su gobierno la innovación implicará combinar la creatividad y conocimiento “el uso de la ciencia, la educación, la expresión artística, la tecnología y la información para mejorar la calidad de vida desde una perspectiva de inclusión y sustentabilidad”.

En su discurso ante el Congreso local, Sheinbaum no tuvo reparo en acusar a sus antecesores de haber reprimido al pueblo, de comprar el voto, olvidar las necesidades de los ciudadanos y beneficiar sólo a la iniciativa privada.

En la tribuna del Congreso de la Ciudad de México, y teniendo a su lado al jefe de gobierno saliente, José Ramón Amieva, quien relevó al ahora senador, Miguel Ángel Mancera, Sheinbaum los acusó de privilegiar “la ganancia inmobiliaria sobre el interés público, que ahondó las desigualdades”.

Y de haberse dedicado al “espionaje político, privilegiando el interés clientelar y de grupos por encima de los derechos sociales” dijo.

Y allí, frente a una bancada del PRD diezmada –sólo seis legisladores, cuando en la pasada eran 19– anunció su estrategia: restablecer la democracia, no permitir la persecución política “ni la violencia directa o simulada por pensar o actuar de forma distinta a quien gobierna”.

Dijo que terminará con “la compra del voto como forma de manipular la voluntad popular. Se termina también la privatización de los espacios públicos y el abuso en el incremento de los cobros desmedidos por fotomultas, predial y agua, entre otros”.

Entró de lleno a uno de los temas que más se le criticaron a la administración pasada y anunció un giro de timón: “se terminó el convertir a los damnificados en deudores de la banca. Todos los damnificados recibirán apoyos directos para la reconstrucción”.

Y expresó: “esperamos que el día de mañana se aprueben las modificaciones a la Ley de Reconstrucción”, se trata del dictamen que elaboró la Comisión de Reconstrucción del Congreso de la Ciudad de México y que se discutirá y votará hoy en el pleno.

En materia de seguridad expuso que van a “erradicar la corrupción en la policía y en la Procuraduría, y estamos hablando de los altos mandos, empezando por la distribución de los recursos materiales al interior de estas instituciones, el ascenso a partir de controles de confianza y de méritos y acabaremos con la venta de plazas”.

Habló de que se van a restituir las 73 coordinaciones territoriales y los tres turnos en los 847 cuadrantes de la ciudad “fortaleceremos la labor de planeación e inteligencia, la formación integral, la capacitación y la carrera policial, así como la mejora de las prestaciones sociales y la recuperación del salario”.

 Y anunció que en honor a los estudiantes caídos el 2 de octubre de 1968 se cumplirá una antigua petición de los jóvenes universitarios: a partir del primero de enero del 2019 se eliminará el cuerpo de granaderos.

En materia de servicios, anunció que se invertirán cinco mil millones de pesos en el Metro y en enero se lanzará la licitación para la construcción de cuatro líneas del cablebús.

ALGARABÍA MORENA

Como si de una fiesta de fin de año se tratara, ayer la bancada de Morena tuvo un buen rato para platicar con propios y extraños, limar asperezas, tomarse selfies y hasta soltar la carcajada en el pleno del Congreso de la Ciudad de México, antes de que finalmente llegara al recinto la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, para la toma de protesta y todos tuvieran que guardar compostura.

Aunque la cita era a las 9 de la mañana, la ceremonia inició a las 10:05 horas y en ese inter pasó de todo.

Pasadas las 9:18 horas, los integrantes de la bancada de Morena, se empezaron a congregar alrededor de la tribuna para sacarse un foto: estaba Paula Soto, Rigoberto Salgado, Guadalupe Chavira y…hasta convocaron a las diputadas del blanquiazul Margarita Saldaña y Gabriela Salido, que primero no querían salir en la foto, y al final accedieron muy sonrientes.

Momentos después llegó al recinto el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, quien se acercó a platicar con el senador Emilio Álvarez Icaza.

Unos instantes después llegó al recinto el alcalde de Coyoacán, Manuel Negrete, de quien se dice que se ha distanciado de su otrora padrino, el perredista, Mauricio Toledo, y se está acercando cada vez más a Morena.

Y la oportunidad se presentó sola para robar cámara, pues sólo caminó unos pasos por el pasillo central para saludar a los presentes, saludó a Blanco, y al ver a dos exfutbolistas afamados, los fotógrafos no tardaron nada en pedirles que posaran para la foto, cosa que hicieron sin chistar.

Mientras tanto, en uno de los palcos del primer piso, ajenos al relajo que se traían en el pleno los diputados locales, algunos integrantes del gabinete de Sheinbaum se mostraban un tanto más serios, con un cierto aire de suficiencia o superioridad.

Entre ellos Andrés Lajous Loaeza, secretario de Movilidad; Almudena Ocejo Rojo, secretaria de Desarrollo Social; Jesús Antonio Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios.

También en los palcos del primer piso, entre los encargados de la logística, habían dejado muy solito al exprocurador de la Ciudad de México, Bernardo Bátiz, pero rectificaron su error, y lo llevaron a sentarse en los palcos de la planta baja, a un lado de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; y la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Y como en toda fiesta de fin de año, siempre hay alguien que va a regañadientes y se queda en un rincón. Así se veían algunos perredistas sentados en una esquina lejana, justo atrás de las curules, en el extremo derecho.

Al exombudsman de la Ciudad de México, Emilio Álvarez Icaza, se le vio como pez en el agua, dialogando lo mismo con el diputado Guillermo Lerdo de Tejada, que con Cuauhtémoc Blanco. Y hasta José Ramón Amieva, jefe de gobierno saliente, disfrutó del ambiente cordial, y cuando llegó, poco antes de las 9:30 horas, se sacó fotografías con las diputadas Circe Camacho, del PT; y Leticia Varela, de Morena, que se mostraron muy afables.

Poco después de las 11 de la mañana, el auto del presidente Andrés Manuel López Obrador se acercó a Donceles, y no se libró de las decenas de personas que le pedían una selfie, pero las peticiones no terminaron afuera del recinto: una vez en el lobby, los diputados del comité de recepción, entre ellos Carlos Castillo, José Luis Rodríguez de Morena, y Teresa Ramos del PVEM, también buscaban su selfie.

Ya en el interior, el presidente de la Mesa Directiva, José de Jesús Martín del Campo, indicó el momento en que le correspondía a Sheinbaum rendir protesta y ella dijo: “Protesto guardar y hacer guardar la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, y la Constitución Política de la Ciudad de México y las leyes que de ellas emanen, desempeñar leal y patrióticamente el cargo de jefa de gobierno de la ciudad de México, velando en todo momento por el bien y la prosperidad de la unión, y de la ciudad, si no lo hiciere que el pueblo me lo demande”.

Al finalizar estas palabras y recibir la ovación, la expresión en el rostro de ella y de López Obrador era de una enorme satisfacción. En medio de los dos estaba Martín del Campo que, al ver que López Obrador trataba de verla y felicitarla, de plano le dijo al presidente “me quito”.

Acto seguido, se hizo para atrás y López Obrador le dio un beso en la mejilla a Sheinbaum, y en los ojos de ambos se apreciaba el júbilo y la emoción. Ella se había convertido en la primera jefa de Gobierno electa.

 

Serán reubicados más de 6 mil granaderos

La Policía Metropolitana o Cuerpo de Granaderos de la Ciudad de México, que desaparecerá como agrupación a partir del primero de enero de 2019, está compuesta por alrededor de seis mil elementos, informó la Dirección de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública. En 1960 la policía capitalina tenía 240 granaderos del total de cuatro mil 380 elementos.

Actualmente están agrupados en Granaderos Oriente y Granaderos Poniente y están bajo el mando de la Sebsecretaría de Operación Policial Zona Sur a cargo de Álvaro Sánchez Valdéz, con indicativo Neptuno.

Existe otro agrupamiento de Granaderos que pertenecen a la Policía Auxiliar conocidos como Ciclones, pero que prestan sus servicios a la Policía Metropolitana y también están bajo el mismo mando.

La labor de este cuerpo, según el portal de la SSP local es el de “preservar el orden público y dar seguridad a la ciudadanía, ya cuenta con los elementos necesarios para responder a cualquier contingencia, participando dentro del marco legal y respetando siempre las garantías Constitucionales en el control de multitudes”.

 

Sede del agrupamiento de Granaderos Poniente. Foto: David Solís

 

Dentro de sus obligaciones por lo que hace al control de multitudes la información oficial refiere que este agrupamiento participa de manera inmediata en mítines y manifestaciones con la finalidad de dar seguridad a los manifestantes y transeúntes.

También proporciona seguridad y vigilancia a diferentes sectores tales como bancos, reclusorios, tesorerías, pagadurías, sedes gubernamentales, patrullaje con equipos de trabajo, diligencias de lanzamiento y desalojos.

Los granaderos también son usados en eventos deportivos, culturales y religiosos.

El pasado 25 septiembre el exjefe de gobierno, José Ramón Amieva, entregó a dicha agrupación 16 camiones costeros, dos unidades Unimog y dos pipas de agua. Las pipas es para que apoyen al Heroico Cuerpo de Bomberos o para auxilio de la población en el abasto de agua.

-Filiberto Cruz


Source: Excelsior

Facebook Comments
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

To Top