Como si vivieran en una dimensión desconocida, los diputados de Morena en la capital anuncian una Constitución “legítima”, o sea, una para ellos solos.

Desde hace tiempo está claro que su líder Andrés Manuel López Obrador está extraviado, pero en verdad es preocupante que los peje-gremlins compitan entre ellos a ver a quién se le ocurre la peor estupidez.

Ya en 2015 pidieron el voto “al pueblo” para la Asamblea Legislativa y, luego de ganar una veintena de curules, ninguno de ellos quiso trabajar y sólo vegetan en Donceles, eso sí, cobrando como reyes y con una lista interminable de asesores a sueldo.

Ese órgano legislativo se ha convertido en la mejor agencia de colocaciones de personajes como César Arnulfo Cravioto y Martí Batres, que se atascan cada quincena los bolsillos a nombre del pueblo.

No conformes con ello, en junio pasado volvieron a pedir el voto de los capitalinos para tener diputados a la Asamblea Constituyente, encargada de redactar la Constitución Política de la Ciudad de México.

Pero aún sin conocer la propuesta, que está por presentar Miguel Ángel Mancera —y en cuya redacción participaron especialistas de todas las ramas—, los morenos ya la descalificaron y anuncian que antes del 15 de septiembre presentarán la suya.

Incluso Bernardo Bátiz, tapadera de López Obrador desde la Procuraduría General de Justicia del DF cuando el tabasqueño fue jefe de Gobierno, se aventó la puntada de bautizar el documento como “Sentimientos de la Ciudad”.

O sea, algo así como los “Sentimientos de la Nación” del Siervo de la Patria. Qué original el viejito Bátiz, y luego se quejan de quienes plagian títulos.

Los “Sentimientos de la Ciudad” —que ni siquiera están escritos, según ellos mismos—, afirman que están plasmados derechos “a una ciudad limpia, segura y humana… protectora del ecosistema del Valle de México y de las montañas que lo rodean…”.

Nada más le faltó decir que se llenen de dobles pisos y bandos de vivienda que generaron un crecimiento desordenado y la devastación del medio ambiente, como ocurrió cuando gobernó su Mesías y dejó que todos sus cómplices atracaran las arcas capitalinas.

Quizá por la edad, a don Bernardo se le perdone que ya no se acuerde de las atrocidades cometidas, pero los ridículos de Batres no se justifican.

Defenestrado hacia el interior de su partido, y urgido de reflectores ante el descontón que El Peje le dio recientemente desacreditándolo como líder de Morena en la ciudad, Martí no conecta su lengua con su cerebro.

El exporro de la UNAM —que no concluyó su carrera, pero que tampoco dejó que cientos de buenos estudiantes lo hicieran, al secuestrar un año esa casa de estudios— se aventó una perla durante su conferencia de ayer.

Dijo que Mancera todavía no presenta su proyecto de Constitución, pero que “es muy pequeño, insatisfactorio y decepcionante”.

O sea, ¿aún no se conoce el texto, pero no le satisface?

Parece que Batres aplica la política al estilo de la gata flora, que si le hacen algo grita y si no se lo hacen llora.

CENTAVITOS… Y mientras Morena sigue sin trabajar y pensando sólo en grillitas para ganar votos en 2018, el resto de los partidos en la ALDF ya afinan agenda y empiezan a vislumbrar temas que, tarde que temprano, tendrán que armonizar producto de la futura Constitución Política de la Ciudad de México.

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Video: 
Send to NewsML Feed: 
0

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : Excelsior
Rechaza Morena la Constitución… aunque no la conoce
—————–

Facebook Comments.