Paraderos de la Ciudad de México, aún lejos de ser Cetram

Jonás López

CIUDAD DE MÉXICO.

Los Centros de Transferencia Modal (Cetram) de la ciudad siguen esperando a que sean transformados, pese a que, al menos cinco de estos, que se abrieron a la inversión privada en 2014, tenían una estimación para ser transformados en un lapso de entre 2 y 4 años; es decir, durante la actual administración, de acuerdo con la proyección publicada en la página de internet de la Coordinación de Cetram (Cocentram).

Aunque algunos han recibido obras de rehabilitación y otros forman parte de grandes proyectos para su explotación inmobiliaria y comercial, la generalidad de los paraderos es que en ellos impera el de- sorden del transporte, la percepción de inseguridad entre sus usuarios y la anarquía de vendedores informales.

Basados en el modelo del Cetram El Rosario, en la alcaldía Azcapotzalco, que se transformó en un centro comercial con operación de transporte en mayo de 2013, desde 2014, el Gobierno capitalino inició el intento por transformar los paraderos, pero, hasta la fecha, sólo en algunos casos se han concretado los proyectos.

Por ejemplo, en el Cetram Doctor Gálvez, en la alcaldía Álvaro Obregón, inaugurado en enero de este año, se logró el reordenamiento de unas 700 unidades de rutas concesionadas y el retiro de 364 puestos semifijos de la vía pública.

Ads

El 17 de febrero de 2014, el Gobierno local publicó en la Gaceta Oficial una declaratoria en donde se permitía a la iniciativa privada la explotación de los Cetrams con la intención de mejorarlos.

Entonces se consideraron propicios para su transformación los Cetram de Constitución de 1917, Martín Carrera, Indios Verdes, Politécnico y Santa Martha, de acuerdo con la publicación.

Después, se agregaron Chapultepec, Zaragoza, Tasqueña, San Lázaro y Observatorio, de acuerdo con la Cocetram.

Sin embargo, en la actualidad, sólo Chapultepec, Martín Carrera y Constitución de 1917 cuentan con obras formales que avanzan a diferentes ritmos, aunque su inicio de operación no será en la presente administración.

El proyecto del Cetram de Chapultepec, que derivó por la cancelación de un segundo piso peatonal en la avenida con el mismo nombre, hasta el momento, sólo registra como avance la habilitación de lanzaderas provisionales de las rutas de transporte público y la ejecución de los trabajos de cimentación.

Ads

La dirección de Cetram reportó que, en la presente administración, otros paraderos como Indios Verdes, Tacubaya, Potrero, Deportivo 18 de Marzo, La Raza, Tacuba, Huipulco, Barranca del Muerto, San Antonio, Santa Martha y Boulevard Puerto Aéreo han recibido obras de rehabilitación.

Entre ellas, sustitución de concreto hidráulico, reparación de guarniciones y banquetas, adecuaciones geométricas para mejorar la operatividad, colocación de luminarias, delimitación con rejas de acero o instalación de cámaras de seguridad.

Para Javier Hernández, doctor en Ingeniería de Transporte por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), los Cetrams son ejemplo de corrupción y delincuencia.

Actualmente, son elementos de corrupción, delincuencia y fomento de vinculación con el comercio a la fuerza, porque los usuarios deben pasar a la fuerza entre comercios para hacer sus transbordos”, indicó.

En opinión del especialista del IPN, los paraderos están de más, pues si el sistema de transporte de la megalópolis se reordenara con una visión metropolitana, no serían necesarios.

En realidad, el concepto surge como un rompimiento de los viajes metropolitanos, pues está limitado el ingreso de los transportistas del Estado de México; es decir, artificialmente se están cortando los viajes en los Cetram. Es fundamental reconocer que existen los viajes metropolitanos y reordenar el sistema de transporte con esa visión, en ese caso, podría reducirse sustancialmente el uso de Cetram”, consideró.

Agregó que la trasformación de los Cetram en centros comerciales e inmobiliarios tiene más un fondo de explotación financiera que de operatividad para el transporte.

Sería necesario revisar caso por caso, para ver dónde se requiere ese servicio, dónde se distribuye a lo largo de la ruta en varias estaciones o en dónde, de plano, no se
requiere”, concluyó el especialista.

cva


Source: Excelsior