Modelo XL hizo lo contrario para triunfar. En vez de adelgazar, engordó y sus curvas son fabulosas

Iskra Lawrence es una de las pocas modelos que ha desafiado la industria de la belleza y ha hecho exactamente lo opuesto a los requerimientos o el sentido común que la moda preestablecida dicta. En vez de de adelgazar cada vez más, ella engordó.

Con 27 años, la joven es una cotizada modelo “XL” o “plus size”, pero antes no era así. Ni tampoco tuvo que bajar de peso para salir en la revistas, sino que todo lo contrario. Hace 10 años era increíblemente flaca.

Hoy, orgullosa de su cuerpo, se atrevió a mostrar un “antes y después” que pocos estarían orgullosos de comparar.

Ads

Recuerdo estar orgullosa de lo delgada que lucía durante esta sesión de fotos. Y como ahora la gente me llama gorda cuando yo estoy feliz de estar viva y agradecida de este cuerpo al que llamo hogar. Solía buscar la aprobación de la industria de la moda e intentaba ser ‘perfecta’“, comentó en la publicación de Instagram.

“Pensaba que si me parecía a ‘ella’ (un ideal de belleza irreal) sería feliz, exitosa y amada. Todo lo que encontré fue fracaso (porque no puedes cambiar quien eres), vacío (porque mi tiempo y energía se estaban agotando tratando de lograr algo completamente irreal) e infelicidad (porque ninguna dieta restrictiva o ejercicio abusivo se siente bien)”, continuó.

Ads

Luego, detalló en cómo empezó a aceptarse a sí misma e invertir tiempo en el autocuidado, escuchando su cuerpo y mente. Su objetivo con esto es compartir el mensaje de bienestar físico, mental y emocional con los demás que sufren desórdenes alimenticios.

“Es verdaderamente horrible pensar en cómo me sentía pasando por eso, y ver las imágenes de cómo me veía no-saludable y, aún así, me decían que no era lo suficientemente flaca. Todavía me decían que no podía ser modelo. Todavía me decían que mis medidas eran demasiado grandes“, relata en un video.

Ser delgada o esbelta no es lo mismo que ser saludable. No me puedes decir que tenía más salud cuando era más flaca, porque yo sé. Yo era esa persona. No estaba bien”.

También contó sobre el daño que le provocó los retoques digitales y el Photoshop.

“Ni me daba cuenta que estaba dañando mi autoestima, porque esencialmente lo que estaba sucediendo es que tenía dismorfia corporal. Estaba teniendo pensamiento negativos sobre la propia imagen de mi cuerpo, un desorden alimenticio, y estaba recibiendo imágenes de sesiones y fotógrafos en donde no podía reconocerme“.

“Literalmente, tenía familiares que no podían reconocerme”.

Con estas declaraciones, Iskra lo único que desea es expandir el mensaje de autocuidado y derribar los estereotipos impuestos sobre que ser delgados es ser sano o es más bello.

“El mundo necesita menos trolls, menos bullying y menos autodesprecio, y más autoaceptación y celebración de los demás. ¿Por qué no hacemos sentir bien a los demás?“, es una de las reflexiones con las cuales nos quedamos de esta modelo.

Source: UPSOCL