News / Noticias

Los regalos que dejó mi hermano después de su muerte

Whatsapp_Ecatepec

(Reuters)

Hace diez años, en el Día de Acción de Gracias, mi hermano de 25 años, Trey, murió a causa de un accidente automovilístico.

Trey era guapo y popular: un estudiante de bachillerato y jugador de baloncesto universitario con un codiciado trabajo para el Senador Lamar Alexander (Republicano de Tennessee). Pero lo que más sobresalía de Trey fue su capacidad innata de amar a su prójimo como a él mismo.

Esta nota de condolencia capta muy bien a Trey: “Hago trabajos de limpieza y mantenimiento en el edificio que alberga la oficina de la campaña de Alexander. Trey y yo a menudo hablábamos de pasada. Después de algunas semanas, él se tomó el tiempo para presentarse. Siempre fue educado y solía tener una sonrisa en su rostro. En resumen, era un individuo impresionante. Soy de una generación y de una raza diferente y probablemente difiero en algunos asuntos políticos. Con demasiada frecuencia, hoy, la gente permite estas cosas para definirlos y separarlos de los demás. No lo vi con Trey. Me considero honrado de haberlo conocido”.

Advertising
Advertising

El momento de Acción de Gracias de la muerte de Trey fue significativo, enmarcando nuestro dolor a través de una lente de gratitud. Al jefe de Trey, el senador Alexander (para el que trabajé como secretaria de prensa, le gusta citar a su amigo Alex Haley, que dijo: “Encuentra lo bueno y elógalo”.

Encontramos “lo bueno” cuando supimos que Trey murió de la misma forma en que vivía: amando y dando. Solo 3 de cada 1,000 personas mueren de una manera que permite la donación de órganos. Si conocieras a Trey, no te sorprendería que marcó “sí” a la donación de órganos cuando renovó su licencia de manejar en mayo del año anterior. Su novia también recordó una conversación inquietantemente relevante con él solo unas semanas antes del accidente, afirmando su decisión. “Estaré con el Hombre Todopoderoso. Dalo todo”, le dijo.

(IStock)

Como resultado, cinco personas (dos madres solteras de 40 años, una madre de dos hijos de 56 años, un tío de 36 y un médico de 62 y padre de cuatro hijos) recibieron un milagro de Acción de Gracias: un órgano de mi hermano.

Más de 116,000 hombres, mujeres y niños están en la lista nacional de espera para trasplantes y 20 personas mueren esperando cada día. Pero aquí está la estadística que me golpea el corazón: el 95 por ciento de los adultos estadounidenses apoyan la donación de órganos, pero solo el 54 por ciento están inscritos como donantes. Cuando cambié mi licencia de conducción el día en que Trey murió, no estaba indicado.

Si aún no lo has hecho, te insto a que te registres como donador de órganos y compartas tus deseos con tus seres queridos. Hablar sobre la donación de órganos puede parecer morboso e innecesario, pero a mi familia le importaba. Pudimos cumplir los deseos de Trey con paz y confianza. Luché con la decisión de donar sus ojos. Parecía tan invasivo. Pero dejó claro que quería “darlo todo”. Ahora, en algún lugar, hay una persona que ve en el mundo a través de los ojos de Trey.

En un giro divino de la trama, uno de los riñones de Trey fue a parar a unos 350 kilómetros de distancia de un hombre que vive en la calle de mi madre y mi padrastro. Nos informaron que los donantes y los receptores suelen ser confidenciales, pero la gente de la pequeña ciudad supo que Trey había muerto el Día de Acción de Gracias y donó sus órganos. Un médico local finalmente recibió un riñón muy esperado el mismo día, así que la conexión era inevitable.

Donación de órganos (AP)

En su cumpleaños, en marzo, mi madre salió a cenar cuando vio al médico por primera vez. Ella se presentó y él le agradeció el regalo que Trey le había dado.

Diez años después, disfruta de una salud notablemente buena. Se volvió a casar, vio crecer a sus nietos y continuó su práctica médica de 40 años, ahora sirviendo a veteranos.

Resultó que el “extraño” que Trey ayudó con el don de un riñón no era un extraño. Él era un cecino. Me hizo darme cuenta de que no hay extraños, solo vecinos que esperan nuestro amor y nuestra bondad.

Source: Infobae

Facebook Comments.
To Top
X
X
X
Rotafolio