X
News / Noticias

Los pacientes transgénero necesitan desesperadamente mejores médicos

Whatsapp_Ecatepec

(Getty)

“Vuelve a California”. Eso fue lo que me dijo el médico de un pequeño centro de emergencias en un suburbio de Tulsa (Oklahoma). Las palabras fueron, prácticamente vomitadas, hacia mí. Me había ido al centro, un edificio relativamente nuevo que estaba bastante bien decorado, un domingo por la mañana de 2010, con un dolor terrible debido a unas complicaciones por unas cirugías. La recepcionista sí que fue agradable y el médico, de hecho, había entrado a la sala de visitas con una sonrisa en su rostro. Pero cuando le expliqué por qué estaba allí, la sonrisa amistosa desapareció rápidamente, y su rostro cambió por uno de disgusto y repulsión.

Dos días antes, había regresado a Tulsa tras pasar una estadía de una semana en California. Allí me había sometido a una labioplastia secundaria, que refina la forma de los interiores de la vagina. Para este procedimiento volví con la cirujana que realizó mi cirugía original de reasignación genital en 2005, confiando en que podría hacer algunas pequeñas mejoras. Ella era una de las especialistas líderes en el mundo, una ginecóloga que había hecho el mismo “trayecto médico” que yo, desde sexo masculino de nacimiento hasta ser mujer. Después de regresar a casa tras esta segunda cirugía, desarrollé un absceso menor alrededor de una sutura. Fue extremadamente doloroso y muy aterrador. Vivía a más a de 1,600 kilómetros del lugar donde se me realizó la cirugía y mi médico de familia no estaba disponible los fines de semana. Por lo tanto, la visita de los sábados y domingos era desmoralizante.

Las palabras del doctor resonaron en mi cabeza: “Regresa a California”. Huyó de la sala de exámenes poco después de haber pronunciado esa frase, sin examinarme ni leer mi historial médico.

Estaba devastada, enojada, asustada, avergonzada… No era la primera vez que un médico me hacía sentir de esta manera. Y es un problema en el cuidado de salud que simplemente debe cambiar.

– – –

Soy una mujer transgénero, lo que significa que fui identificada, al nacer, como hombre. Pero desde mis primeros recuerdos he sabido que soy una mujer. Cuando estaba creciendo en la pequeña ciudad de Kansas durante los años cincuenta y sesenta, no había Internet, ni libros, ni programas de televisión u otros medios que pudieran dejarme ver que no era la única persona que se sentía así.

(Getty)

Para muchos estadounidenses, la vida fue más fácil, más simple y menos estresante durante las décadas de mi infancia. Para mí, ese no fue el caso. Mi única hermana menor fue mi principal compañera de juegos antes de que comenzara el curso escolar. Jugábamos con muñecas y disfraces durante el día, cuando mi padre no estaba presente. Aprendí rápidamente que, por las noches, cuando estaba en casa, tenía que jugar con camiones y pistolas de juguete, a vaqueros y a indios. Él era la policía de género para mí.

“Caminas como una niña”, me decía. O “tiras la pelota como una niña”. “Te paras como una niña”. “Te vistes como una niña”. “Estornudas como una niña” (sí, incluso me dijo eso). Estos eran comportamientos que tenía que eliminar. Aprendí rápidamente a avergonzarme de la mujer que estaba dentro de mí y temía mostrar cualquier sugerencia de feminidad para no ser castigada. Por la noche, rezaba para que Dios me dejara despertar como una niña, pero intuitivamente sabía que podía compartir mis verdaderos sentimientos con nadie más. Mi padre nunca abusó de mí ni me maltrató, pero su presencia era intimidante.

La supresión y la negación se convirtieron en mi ritual diario. Pasé décadas viviendo como la sociedad esperaba que me comportara, y escondí a “ella” (mi yo verdadero) detrás de un barniz de masculinidad. Fui a la universidad y a la facultad de medicina para convertirme en un médico especializado en la osteopatía. Me casé y ayudé a criar a cuatro hijos.

Sin embargo, en los momentos en que me encontraba solo, me ponía ropa de mujer. Simplemente me hacía sentir bien. Me miraba en un espejo y me decepcionaba al verme en el reflejo. Algunas veces “pedí prestados” algunos artículos del armario de mi esposa. Cuando podía, compraba mi propia ropa femenina, cuidadosamente escondida para ponérmela en momentos privados. En algunas ocasiones me prometía a mí mismo que nunca volvería a vestirme así. Escondía mi ropa más preciada en lugares donde nunca fuera descubierta. Este ciclo se repetía una y otra vez.

(CUARTOSCURO.COM)

Esta confusión emocional es común y se conoce como disforia de género. En algunas personas trans, el trastorno puede ir acompañado de abuso de sustancias, autolesiones o trastornos alimentarios como medio para hacer frente al tremendo dolor que se experimenta. El cuarenta por ciento intenta suicidarse.

Cuando tenía cincuenta años, mi disforia de género, que antes sufría durante horas, días e incluso semanas insoportables, y luego se me pasaba, se me volvió constante. La condición estaba allí cuando me despertaba y duraba hasta que me quedaba dormida. Era como la alarma de un auto que podía silenciar.

Una tarde, estacioné mi camioneta al lado de una concurrida calle de cuatro carriles. Salí del auto y vi como un camión de grandes dimensiones se dirigía hacia a mí. Caminé hacía él, esperando que mi muerte pudiera ser vista como un accidente. El conductor logró alejarse de mí y salí ilesa. Lo siguiente que recuerdo es que volvía a mi vehículo. Me senté adentro y lloré y lloré. Fue entonces cuando supe que tenía que buscar ayuda. Pronto.

Para entonces, con la llegada de Internet, pude aprender más sobre lo que sentía.

Con el tiempo, encontré sitios web con información creíble. Una de las primeras cosas que aprendí fue que había una palabra para personas como yo: “transgénero”. Pronto encontré otros sitios web que me proporcionaron información que, probablemente, me salvó la vida: listas de terapeutas de salud mental que brindaban apoyo terapéutico para personas transgénero e información sobre tratamientos hormonales y quirúrgicos exitosos que podrían permitirme ser mi verdadero yo. Finalmente tuve esperanza.

(AFP)

Encontré un grupo de apoyo online de mujeres transgénero en varias etapas de su proceso: eran felices, bellas y vivas. Durante los siguientes meses logré conectarme con algunas de ellas por teléfono y en persona. Finalmente supe que había un camino para convertirme en lo que sentía que yo era. Corrí ese camino y nunca miré hacia atrás.

La identidad de género, esa sensación interna de saber si eres hombre, mujer u otra cosa, se entiende que está desarrollada por completo a la edad de 4 años, e incluso antes. La identidad de género es invariable e inmutable y está integrada en nuestros cerebros. Todos nosotros conocemos inherentemente nuestra identidad de género: no es una decisión consciente, sino más bien un aspecto de todo lo que hace que cada uno de nosotros sea un individuo. Las personas transgénero simplemente nacen con una identidad de género que no coincide con su cuerpo.

La investigación ha demostrado que ser transgénero es más probable debido a un desequilibrio hormonal en el útero que ocurre cuando el cerebro del feto se está diferenciando en un cerebro masculino o femenino. Los estudios de autopsia, las exploraciones de MRI y funcionales, además de la SPECT (tomografía computarizada de emisión de fotón único) sugieren que algunas personas nacen con un cerebro masculino y uno femenino, y viceversa (se ha demostrado que los cerebros de hombres y mujeres tienen una estructura ligeramente diferente). Estos estudios dejan entrever que las personas transgénero tienen los cerebros que coinciden con su identidad de género, incluso antes de tomar hormonas intergrupales.

Cabe señalar que no todas las personas que se identifican como transgénero se sienten del sexo opuesto. La Encuesta sobre Discriminación Transgénero de Estados Unidos publicada en 2015 y realizada a unas 28,000 personas trans demostró que muchos encuestados se identificaron a sí mismos de diversas formas: género no binario, andrógino, no conforme con el género, género queer, fluido de género a sin género. Las generaciones más jóvenes están yendo más allá de la idea de que uno debe vivir en el mundo con una identidad de género estrictamente binaria (masculina o femenina).

(istock)

Mucho han cambiado las cosas. Durante mi infancia, adolescencia e incluso en mi etapa adulta, las personas transgénero se consideraban defectuosas. Los intentos de curar lo que se consideraba una conducta desviada o una enfermedad mental incluían terapia de electroshock, dosis masivas de hormonas, psicoterapia intensa y hospitalización psiquiátrica. Se abogó por la terapia de aversión, que intentó reemplazar la “mala adaptación” con el comportamiento “normal” a través de un sistema de estímulos y recompensas. Ninguno de estos tratamientos fue efectivo en los niños, adolescentes y adultos transgénero. La investigación y la experiencia clínica demostraron gradualmente que no es eficaz intentar “reparar” el cerebro; más bien, es efectivo proporcionar tratamiento médico y quirúrgico (si se desea) para cambiar el cuerpo y cumplir y afirmar la identidad de género de una persona.

Cuando comencé mi proceso para convertirme en un mi ser auténtico, mi médico de muchos años se negó a verme. Ella dijo que le había mentido sobre quién era yo. Esto fue un shock, pero creo que también me había mentido durante décadas. En muchas otras ocasiones, los médicos me han negado la atención, a veces por discriminación y fanatismo, pero otras por la preocupación expresada de que “no tenemos idea de cómo cuidar a una paciente transgénero”.

Debido a que muy pocos médicos tratan a esta población, muchas personas transgénero han dejado de buscar atención médica. Un estudio del Instituto Williams de 2014 sobre casos de suicidio transgénero mostró que el 60 por ciento de los pacientes con esta condición que no pueden encontrar médicos han intentado suicidarse.

Afortunadamente, después de varios años encontré una médico de familia que acepta y tiene una mentalidad abierta. Fui la primera paciente transgénero que ella había tratado, por lo que tuve que educarla sobre nuestro tratamiento, el seguimiento y nuestra cultura. Ella ha demostrado ser una aprendiz maravillosa.

(AFP)

Cabe señalar, sin embargo, que la mayoría de las personas transgénero no eligen las cirugías que afirman el género. Una razón común es la falta de cobertura de seguro. Muchos pacientes no tienen la capacidad financiera para pagar un cuidado médico. Tal tratamiento también puede estar contraindicado debido a un problema médico concurrente. Otros eligen no hacer la transición por miedo a la pérdida de empleo, familia o amigos.

Desafortunadamente, la información sobre el tratamiento apropiado para pacientes transgénero no se ha enseñado en las escuelas de medicina o programas de posgrado hasta hace poco, y aún ahora es muy poco frecuente la educación LGBT que se da en las escuelas. La mayoría de los médicos no tienen capacitación sobre cómo cuidar a las personas transgénero.

Después de que me negaran la atención médica para mi absceso agudo, pude tolerar el dolor hasta que mi médico de familia pudo drenarlo y me recetó antibióticos. Me curé sin problemas, pero las cicatrices emocionales de esa situación (y otras tantas) permanecen. Cuando conozco a un nuevo médico por primera vez, anticipo automáticamente el rechazo o la discriminación, o al menos la necesidad de educar al médico acerca de la población transgénero y la terminología adecuada para usar.

Durante la escuela de medicina, a mis compañeros y a mí nos enseñaron acerca de enfermedades “oscuras”, condiciones que nunca vi durante mis más de 30 años de práctica médica. Muchos de estos fueron cubiertos varias veces y en diferentes clases. Los pacientes transgénero, sin embargo, son infrecuentes. Cada médico en ejercicio se encontrará con pacientes transgénero en su práctica. Pero la educación médica en Estados Unidos no está enseñando a los estudiantes de medicina y residentes cómo cuidar a esta población.

Esto tiene que cambiar. Ningún paciente que se reúna con un médico por primera vez debe temer que se le niegue la atención o recibir un tratamiento incorrecto. La expresión de un profesional debe ser de preocupación e interés, no un gruñido de disgusto o enojo.

Source: Infobae

To Top