(Getty)

(Getty)

BRCA 1 y BRCA 2.

Seguramente ya hay más mujeres que hombres enterados de lo que significa esa primera línea.

Se trata de dos genes humanos que producen otros tantos tipos de proteínas supresoras de tumores. Lo que hacen es reparar el ADN dañado en las células y así evitan las mutaciones genéticas que pueden terminar provocando el cáncer.

Cuando esos genes se alteran y no producen las proteínas, o las producen, pero no funcionan eficazmente, aumenta el riesgo de cáncer para la persona.

Como BRCA significa en inglés “breast cancer”, o cáncer de seno, la costumbre es creer que sólo las mujeres están en peligro. Pero no: también los hombres sufren cáncer de seno, sin contar que esas modificaciones genéticas están asociadas con otros tipos de cáncer, como el de la próstata, el de páncreas y el melanoma.

Y aquí viene la parte que debe interesar al público masculino: las alteraciones del BRCA 1 y el BRCA 2 pueden heredarse de la madre… y también del padre. Las probabilidades son de 50 por ciento en cada caso, es decir, mitad y mitad, igual para una y otro.

(Getty)

(Getty)

Sin embargo, las probabilidades de que las mujeres se sometan a pruebas para detectar la alteración genética son 10 veces mayores que las probabilidades de que lo hagan los hombres.

REUTERS/Eric Gaillard

REUTERS/Eric Gaillard

Nos sorprendió enormemente esa diferencia“, le dijo al diario The Wall Street Journal Christopher Childers, autor de un estudio sobre el tema publicado en Journal of the American Medical Association/Oncology, la revista de la Asociación de Médicos Estadounidenses (JAMA por sus siglas en inglés) dedicados a la oncología.

La ofensiva médica para cerrar la brecha ya empezó.  El Centro Fred Hutchinson de Investigaciones del Cáncer de la Universidad de Washington lanzó el estudio “Caballeros”, que les ofreció exámenes gratuitos a dos mil hombres diagnosticados con cáncer de próstata para determinar si habían heredado las mutaciones genéticas asociadas con la enfermedad.

Se sabe que los hombres son menos propensos a ir al médico que las mujeres, y esa diferencia se manifiesta en otras conductas.

La actriz Angelina Jolie es un ejemplo de mujer que confesó haber heredado trastornos genéticos de BRCA, y usó su propio riesgo para alertar a otras mujeres. No es común que aparezca un actor capaz de hacer algo así.

Incluso, algunos científicos están proponiendo cambiarle el nombre a la mutación genética para que los hombres sean menos reticentes a decir que heredaron alteraciones del BRCA.


Source: Infobae

Facebook Comments.