(Foto: Omar Contreras, El Gráfico)Por Édgar ÁvilaLas bandas de robo de hidrocarburo que operan en Puebla le han dejado un quebranto financiero a Pemex cercano a 2 mil millones de pesos y también un daño mayor a las estructuras sociales, donde el huachicol se está volviendo una subcultura que gana adeptos.Los tentáculos de esta actividad ilícita han permeado en la base social y se han creado símbolos y ritos, como el Santo Niño Huachicolero y la “Cumbia del Huachicol”.El economista de la UPAEP, Marcos Gutiérrez Barrón, explica que esta cultura periférica permea en municipios del llamado Triángulo Rojo, donde la delincuencia tiene el control. La participación ciudadana en el huachicol se concentra en Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac y Palmar de Bravo, donde los pobladores no dudan en atacar a militares, policías federales y estatales para impedir el decomiso de vehículos y producto ilegal.El huachicol, como fuente de ingresos, comienza a extenderse. “Padres de familia se ocultan y protegen entre ellos e incorporan a los hijos en redes de vigilancia, a cambio de una remuneración”, detalla.“Si mezclas alegría/ en tu canción/ y si buscan alegría y buen humor/ bailas la cumbia del huachicol”, se escucha la voz de la cantante Tamara Alcántara. Es la “Cumbia del Huachicol”, música que ha comenzado a formar parte de esta subcultura en torno robo de hidrocarburo y está disponible en redes sociales. El especialista advirte que es grave la apropiación de símbolos y música, puesto que se convierte en un fenómeno parecido al narcotráfico.La música se ha diversificado con otras bandas como Kary Siza y Los Chikos Kumbia.Esta subcultura ha creado sus propias figuras religiosas como el “Santo Niño Huachicolero”, una imagen que circula en redes, pero que también portan en estampas quienes se dedican al robo. leer más


(ʘ‿ʘ)
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.

Post y Contenido Original de : El Gráfico
Huachicoleros, una subcultura que gana adeptos
(ʘ‿ʘ)

Facebook Comments.