News / Noticias

Gabriela Osorio Hernández promete año 'fructífero'

Whatsapp_Ecatepec
 La congresista por Morena acaba de cumplir 28 años el pasado 29 de septiembre y asegura que ella sí tiene un interés genuino por la cultura. Foto: Karina Tejada
Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO.

A un con la división de poderes, la incondicionalidad en materia de cultura del recién estrenado Congreso de la Ciudad de México con el próximo Gobierno de Claudia Sheinbaum está garantizada. “Lo que buscamos es que, si a nivel Ciudad de México se está planteando un programa integral de la cultura, nosotros a nivel de Comisión vamos a respaldar ese proyecto”, dice Gabriela Osorio, la joven diputada por Morena que encabezará la Comisión de Cultura en la primera Legislatura del parlamento local.

Osorio es una incondicional de Sheinbaum. También procede de Tlalpan, donde se desempeñó como secretaria de Jóvenes de Morena, partido que la llevó al Congreso local: “Participé en su campaña (cuando Sheinbaum aspiraba a la delegación) y en ocasiones yo abría sus eventos con poesía; ahí me conoció y luego en el trabajo casa por casa”, cuenta en entrevista. Hoy, de manera inédita, la Comisión que presidirá será instalada fuera del recinto legislativo en un acto que ha sido trasladado a la Feria del Libro en el Zócalo.

La diputada es una de las caras más jóvenes en el Congreso. Acaba de cumplir 28 años el 29 de septiembre y dice que, como pocas veces ha sucedido, ella sí tiene un interés genuino por la cultura, pues ha estado ligada al sector desde su infancia: “Tuve el privilegio de que mis padres me metieran a clases de ballet, teatro, música y hasta sigo con esas prácticas; desde los 19 años soy voluntaria en organizaciones de la sociedad civil y estuve en una fundación dedicada al teatro donde llevábamos funciones a zonas marginadas”.

Se autodefine como “activista cultural” y agrega que desde hace seis años es voluntaria en una fundación dedicada al arte, pero jamás se refiere por su nombre a las organizaciones culturales donde ha participado. Ya con Sheinbaum como delegada, Osorio trabajó durante “un periodo muy corto” como jefa de departamento en animación cultural; ahí, asegura, conoció el proyecto cultural comunitario de la Jefa de Gobierno electa, que “es el mismo que quiere ahora impulsar a nivel Ciudad de México: el tema de apoyar los colectivos culturales, de democratizar la cultura y llevarla a zonas donde no es común y fomentarla”.

Osorio estudió Ciencias Políticas en la UNAM, piensa que hasta ahora, tanto a nivel capitalino como nacional, la cultura sólo se ha visto como un adorno y que el supuesto apoyo sólo se ha quedado en el discurso; también identifica dos problemas esenciales para el sector en la ciudad: la centralización de los bienes culturales  y los constantes recortes presupuestales. Ella, dice, luchará desde el Congreso por combatir ambos males.

Un problema es aumentarle los recursos a la cultura y el otro es democratizarla, con eso podemos medir cuáles son los efectos que tiene la cultura para la ampliación de la participación ciudadana, para la reconstrucción del tejido social”, opina.

Los planes para solucionar el tema del presupuesto desde el Congreso, dice, aspiran a seguir el paso a la promesa de campaña de Sheinbaum de duplicar al menos los casi 700 millones de pesos que recibe hoy la Secretaría de Cultura de la CDMX cada año. “La idea es que se aumente al doble terminando el sexenio; vamos a trabajar para que en los próximos tres años se logre un aumento sustancial del presupuesto y que no sea la cultura la primera instancia a la que se le reduzca el presupuesto”.

No compromete una cifra para la cultura, pero afirma que será muy benéfica para el sector: “aun con los planes de austeridad, será un año muy fructífero para el ámbito cultural en términos de presupuesto; aún estamos trabajando en eso, no me aventuraría a dar una cifra, pero lo cierto es que será un año muy bueno, llegará con un aumento para la cultura”.

La diputada dice sentirse afortunada de que el nuevo secretario de Cultura capitalino será Alfonso Suárez del Real. “Le decía que vamos a conjugar la experiencia y la visión joven, fresca de lo que necesita esta ciudad”.

Está consciente de que existen muchos temas en los que hay que trabajar y como muestra señala las leyes que deben revisarse: “Ya está la Ley de Derechos Culturales, pero es una ley que debe aplicarse y ver sus lagunas; tenemos pendiente la Ley de Establecimientos Culturales Independientes; debemos trabajar la Ley del Patrimonio Cultural Material e Intangible de la Ciudad de México, la de Derecho a la Memoria Histórica, la Ley de Cultura con los Pueblos y Barrios”.

—¿Desde el Congreso podrá llegar alguna crítica?, se le pregunta. “Sí, somos un grupo parlamentario mayoritario, pero debemos ser críticos; si no hay crítica, no hay avance”.

—¿Qué le diría a quienes opinan que es muy joven? “Diría que los jóvenes necesitamos participar, ahora somos mayoría en el país, necesitamos estar en la toma de decisiones, la juventud no va peleada con el conocimiento. Ha estado gente en la Comisión de Cultura que no tiene ni interés ni experiencia en el tema”.

Tras la instalación de la Comisión, remata, planteará una ruta de trabajo que se definirá “en foros abiertos, con los colectivos artísticos para trabajar productos legislativos consensuados con la comunidad cultural”.

 

cva

 


Source: Excelsior

To Top
X
Rotafolio