Se acabó la paz en el fútbol uruguayo. Las mieles de la buena actuación en el Mundial de Rusia, la envidiable continuidad del “Maestro” Oscar Tabárez en la selección “celeste” y la seriedad de sus dirigentes acabaron de derrumbarse el pasado viernes al final de la tarde en una jornada de lluvias y tormentas en Montevideo, acordes con el clima viviente, cuando la Asamblea de la Asociación (AUF) determinó por mayoría acudir al TAS, el máximo tribunal deportivo mundial, en Suiza, y no aceptar la anunciada intervención de la FIFA.

La votación final de los 17 miembros de la Asamblea (16 de Primera y uno de Segunda) fue de 9 a favor de recurrir al TAS rechazando la intervención, 6 abstenciones y apenas 2 votos (El Tanque Sisley y Peñarol) por aceptar el procedimiento de la FIFA o el breve plazo para cambiar el estatuto y amoldarlo a la entidad madre del fútbol en Zurich, tal como tuvo que admitir la AFA en 2017, luego de soportar una situación parecida, aunque no idéntica a la uruguaya.

De nada sirvió entonces la desesperada reunión que mantuvieron durante toda la tarde del jueves en una cerradísima sede de la Conmebol en Asunción (para ingresar a cada sala, ahora hay un detector de huellas digitales), el presidente interino de la AUF, escribano Edgardo Welker (vicepresidente de Peñarol) y el titular de la entidad sudamericana, Alejandro Domínguez.

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol (AFP)

A tal punto fue así, que el desencadenante de esta votación fue, a la mañana siguiente a la Asamblea de Montevideo, la renuncia oficial de Welker a la presidencia interina de la AUF, que sumada a la del titular original, Valdez, dejó al Comité Ejecutivo con apenas tres miembros, Alejandro Balbi (Nacional), el economista Ignacio Alonso (Rampla Juniors, y quien reúne el mayor consenso para llegar en el futuro a la presidencia) y Roberto Pastoriza, el encargado de las Selecciones Nacionales, que representa a El Tanque Sisley y a Sudamérica).

De esta forma, con la renuncia de Welker, quien consideró que la dirigencia del fútbol uruguayo no lo respaldó en sus gestiones ante Domínguez al votar lo contrario en la Asamblea del viernes pasado, la AUF queda apenas con tres integrantes del Comité Ejecutivo para recibir a los emisarios de la FIFA que llegan para dialogar y observar el panorama antes de la intervención.

Welker viajó expresamente a Asunción debido a que Domínguez había recibido una comunicación desde Zurich del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en la que le advertía que estudiara bien el pedido de intervención a la AUF que había enviado a Zurich la Conmebol horas antes al sospechar que la entidad sudamericana se habría apurado en la solicitud porque el procedimiento eleccionario de la AUF no estaría incumpliendo los requisitos. El presidente de la FIFA le preguntó al de Conmebol si “estaba seguro” de la medida que había pedido contra la AUF.

Welker intentó explicarle a Domínguez que más allá de la intempestiva renuncia a la presidencia de la AUF de Wilmar Valdez (el que reunía la mayor posibilidad de ser electo en los comicios del pasado 31 de julio, luego pospuestos al 21 de agosto y finalmente no llevados a cabo), no había motivos para una intervención porque todo continuaba su cauce.

Wilmar Valdez, ex presidente de la AUF (AFP)

En cambio, la Conmebol (cuyo presidente Domínguez está enfrentado al empresario de medios y ex todopoderoso agente de jugadores uruguayo Francisco “Paco” Casal, quien posee los derechos de TV del torneo local), envió a la FIFA, días pasados, un pedido de intervención a la AUF al considerar que por un lado, los dos candidatos (opositores a Valdez) que quedaban para la presidencia de la AUF, Arturo del Campo y Eduardo Abulafia, no habían pasado el test de idoneidad de la entidad sudamericana, y que por otro, el estatuto que rige en la Asociación Uruguaya no se ajusta a los cambios que pretende la entidad de Suiza y que también lo exigió a la AFA en 2016, cuando la intervino.

Algunos analistas creen que de fondo, lo que está en juego es la salida de Casal de la televisación del fútbol uruguayo (con contrato hasta 2025), para lo cual deberían desembolsarle cerca de 100 millones de dólares, dada la enemistad de Domínguez con el empresario de medios, pero también hay otra guerra interna de gran calibre, la que sostienen los jugadores, tanto los 700 del fútbol local como los más reconocidos de la selección y del exterior, que conforman el sindicato “Más Unidos que Nunca” y que vienen luchando desde 2010 por sus derechos de imagen y por una mayor representación en la AUF, enfrentados también a Casal y sostenedores del renunciante Valdez.

Tampoco de nada sirvieron los intentos del Gobierno nacional de Tabaré Vázquez, desde sus funcionarios de la Secretaría de Deportes, Fernando Cáceres, y Alfredo Etchandy, por suavizar el duro discurso de horas antes, el jueves pasado, de la ministra de Educación y Cultura (MEC), María Julia Muñoz, acerca de que la AUF podría perder la personería jurídica en el caso de adoptar un estatuto (el nuevo, que requiere la FIFA) que no se ajuste al que establece el Estado.

El MEC opera como policía administrativa del Estado al otorgar la personería jurídica al aceptar el estatuto, y podría retirarle el permiso como asociación civil. Y según advirtió Muñoz, por más que la FIFA diga que tiene su estatuto, si hay algún artículo que contraviene normas o leyes uruguayas, la AUF podría quedarse sin estatuto por suspensión de personería y no podría funcionar (de hecho, el MEC intervino la Mutual de Futbolistas Profesionales, el sindicato de futbolistas, a cargo de Enrique Saravia por considerar que no cumplía con los requisitos, reemplazado por la agrupación “Más Unidos que Nunca”).

Como si fuera un “dejá vu” para el fútbol argentino, ahora es la AUF la que se debate acerca de una posible intervención de la FIFA y la Conmebol, y tal como ocurriera en la AFA en 2016, el capítulo siguiente llegará el próximo lunes, cuando arribarán a Montevideo los emisarios desde Zurich, encabezados por el suizo Primo Corvaro, el mismo que en su momento llegara a Buenos Aires para dialogar con todos los estamentos del fútbol nacional.

Primo Corvaro fue uno de los enviados de la FIFA para intentar solucionar los problemas en AFA

Las versiones más sólidas indicaban que dos de los integrantes de la Comisión Regularizadora de la FIFA y la Conmebol en la AUF serían Eduardo Hache (Nacional) y Fernando Goldie (Peñarol), por ser los más altos representantes del fútbol uruguayo ante la FIFA y la Conmebol, respectivamente, y por el equilibrio de fuerzas que significa que haya un dirigente de cada uno de los dos clubes más grandes del país.

De todos modos, también en las últimas horas, la dirigencia de Peñarol realizaba denodados esfuerzos por mantener a Goldie como integrante del comité intervencionista, porque sus primeras intenciones fueron las de renunciar a su comisión en la Conmebol al no estar de acuerdo con la situación, pero en su club necesitan que continúe para equilibrar fuerzas con su tradicional rival en la nueva estructura.

La decisión de la AUF de acudir al TAS contra la Conmebol y la FIFA no tiene antecedentes en estos niveles. Incluso, el prestigioso jurista Leonardo Goicochea, presidente de Danubio, acaba de renunciar como vicepresidente de la Cámara de Apelaciones de la Conmebol por estar en desacuerdo con el intento de intervenir a la entidad uruguaya y para preparar la descarga judicial tanto ante los representantes de la FIFA y Conmebol que lleguen el lunes a Montevideo como para estudiar la apelación al máximo tribunal mundial del deporte.

Según el reconocido abogado deportivo argentino Ariel Reck, la apelación al TAS de la AUF “no otorga efectos suspensorios” y el camino que entonces le quedaría a la entidad uruguaya sería presentar una medida cautelar ante la Justicia, pero se expone a que si se negara a aceptar lo que dispone la FIFA podrían acarrearle diferentes sanciones.

El dirigente que motorizó en la Asamblea del viernes la decisión de acudir al TAS pateando absolutamente el tablero fue el presidente del Liverpool, José Luis Palma, quien entendió como “una extorsión” que desde la FIFA obliguen a la AUF a votar un nuevo estatuto (que otorga lugar a todos los estamentos del fútbol masculino y femenino, con 31 asambleístas contra los 17 actuales) en los próximos 15 días y no hasta el 2 de diciembre, como se contemplaba anteriormente.

Diego Lugano (AP)

Palma sostiene que la AUF no aceptará que haya elecciones con el nuevo estatuto sino con el vigente “porque no se ha violentado nada” y desafió a Diego Lugano, del sindicato de futbolistas, a debatir por TV en el fin de semana, aunque cree que no asistirá.

“Mis discrepancias con Lugano es que advierto una visión absolutamente apartada de la realidad. Los futbolistas existen porque hay clubes, que han formado jugadores brillantes como él pero también han sacado de la calle a muchos jóvenes en la droga o el alcohol. Él defiende a Valdez y ya vimos cómo terminó”, embistió Palma.

Algunos sostienen que el conflicto en la AUF comenzó a fines de julio, cuando unas escuchas telefónicas que supuestamente hablaban de corrupción ligadas al entonces presidente de la entidad, Wilmar Valdez,
motivaron su renuncia cuando estaba a semanas de presentarse a la reelección en el cargo, y otros, en cambio, atribuyen el origen del mayor problema a los tiempos del Mundial de Sudáfrica 2010, cuando comenzó a
tomar fuerza el movimiento “Más Unidos que Nunca”, que lidera el ex jugador Diego Lugano, aunque lo inició Diego Forlán, y que lucha por un protagonismo mucho más importante de los futbolistas.

Las elecciones presidenciales de la AUF iban a celebrarse el pasado 31 de julio y todo parecía seguir por la senda tradicional, tras la buena participación de la selección “celeste” en el Mundial de Rusia y la posible continuidad del “Maestro” Oscar Tabárez por cuatro años más como director técnico, y la idea de una envidiable estabilidad.

Para estas elecciones iban a presentarse tres candidatos, el referido Valdez, quien se proponía para continuar en el cargo, y los opositores Eduardo Abulafia y Arturo Del Campo, que se habían presentado como alternativa uno al otro y que representaban a los clubes que querían acabar con Valdez por considerar que se había dedicado mucho a la política internacional y a la selección uruguaya y poco a los clubes casi fundidos en un mercado muy pequeño, con problemas económicos y financieros.

La situación política en la AUF explotó dos días antes de las elecciones, el domingo 29 de julio, cuando aparecieron unos audios que comprometían a Valdez al involucrarlo junto a Javier Vázquez, el hijo del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, con temas relacionados al dinero gastado para la iluminación en el estadio de Defensor Sporting, y a la seguridad en los estadios Centenario, Parque Central (del club Nacional) y Gran Campeón del Siglo (de Peñarol).

Esos audios estaban en poder de Del Campo y el periodista Julio Ríos, del programa “Las Voces del Fútbol”, que ya el 12 de julio, aún durante el Mundial, había publicado un tuit desde Rusia con un gran poder de
anticipación: “Te digo hoy que Wilmar Valdez no sigue en la AUF”.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA (Reuters)

En esos audios, a los que pudo acceder posteriormente el semanario local “Búsqueda”, aparece una conversación telefónica entre el empresario Walter Alcántara y el director de obra de la constructora CEI SRL,
Fernando Gómez, a cargo de las mejoras en la seguridad en los estadios en cuestión, y en la que se hace referencia a que Valdez recibió 3500 dólares mensuales “por la gestión” en la remodelación de la red lumínica del estadio Luis Franzini de Defensor Sporting y otras, en las que aparece Javier Vázquez, hijo del presidente uruguayo Tabaré, en otras obras de “reconocimiento facial” de los espectadores para la seguridad en espectáculos deportivos.

Hasta donde se conoce, la orden judicial fue incautar el teléfono de Walter Alcántara. El caso va camino de ser caratulado como “extorsión” o “intento de extorsión” a Valdez, y podría definirse a mediados de setiembre.

El caso de las escuchas de Valdez llegó incluso al Parlamento, donde se debatió en la semana pasada en la Comisión de Deportes. Allí, su presidente, la diputada colorada Valentina Rapela, propuso crear una
comisión investigadora y sentenció que “está en juego la credibilidad del Ministerio del Interior”.

Ante la inesperada renuncia de Valdez –además, cuando contaba con todo a favor para la reelección y al mismo tiempo, representante de la Conmebol ante la FIFA-, asumió interinamente el cargo el escribano Edgar Welker, vicepresidente de Peñarol, quien se encontró, el día de las elecciones, el 31 de julio, con una nueva bomba en sus manos: la amenaza de la nueva Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, alineada con Valdez, acerca de que no aceptaría el resultado al considerar que no estaban dadas las condiciones y que los jugadores irían al paro si se celebraban. El sindicato se oponía a la candidatura del candidato Eduardo Abulafia, a quien se lo vincula con el poderoso empresario mediático y ex representante de futbolistas Francisco “Paco” Casal.

Casal llegó a representar a la gran mayoría de jugadores uruguayos que pudieron pasar a clubes del exterior pero lentamente se fueron alejando por la dedicación cada vez mayor de éste a los derechos de TV, desde el canal VTV y la productora Tenfield en Uruguay, y especialmente Gol TV-ahora, además del mercado en Estados Unidos, también instalado en Lima porque maneja las ligas de Perú y Ecuador- en la pugna por los derechos de transmisión de copas continentales, por la que entró en grandes litigios con las grandes cadenas involucradas luego en el FIFA Gate.

Durante el Mundial de Sudáfrica, Diego Forlán empezó a motorizar junto a Diego Lugano,y Andrés Scotti, un movimiento llamado “Más Unidos que Nunca” que comenzó a reclamar fuertemente por sus derechos de imagen
(hasta ese momento, Tenfield reconoció que otorgaba unos 300.000 dólares al sindicato, considerados muy escasos por la nueva agrupación, que habían sido negociados con el dirigente Eugenio Figueredo-luego involucrado en el FIFA Gate- y cuyo vencimiento de contrato está previsto para 2019).

Así es que comenzaron las marchas, los comunicados, las negativas a las entrevistas con Tenfield, hasta actos rebeldes que aún persisten en los partidos de campeonato, como posar lejos de los carteles oficiales y hasta esconderse en las publicidades de bebidas para no salir con claridad en los saludos oficiales en las pantallas de TV.

Francisco “Paco” Casal

El enfrentamiento con Casal por parte de los jugadores trascendió luego al siguiente capitán de la selección, Diego Godín, que se desprendió también de la representación de Casal cuando pasó del Villarreal al Atlético de Madrid y luego se fueron sumando a la causa el director técnico del equipo nacional, Oscar Tabárez y el propio presidente saliente de la AUF, Valdez.

Tras la intervención estatal al sindicato, quedó en manos del movimiento “Más Unidos que Nunca”, con Diego Lugano –hoy director de Relaciones Institucionales del San Pablo de Brasil- a la cabeza, que siguió creciendo al ingresar en otro conflicto con el sistema local al introducir una oferta de la firma Nike para vestir a la selección nacional que terminó obligando a la empresa Puma, con la que había contrato, a equiparar los 24,5 millones de dólares ofertados por su rival para no perder el negocio. El movimiento fue tan fuerte que se fueron sumando, en los últimos tiempos, los árbitros y los directores técnicos a la lucha por mejorar sus derechos de imagen.

Lo que ocurrió cuando renunció Valdez a la AUF es que “Más Unidos que Nunca”, que lo apoyaba, se opuso terminantemente a que la entidad del fútbol nacional quedara en manos de Eduardo Abulafia, al que ligaban con Casal (el agente comenzó a funcionar como tal, al dejar de jugar en Defensor, en el piso de arriba del local “Abulafia Automotores”, que manejaba su padre, dirigente del mismo club, aunque luego se fueron distanciando, cuando uno se dedicó a los negocios inmobiliarios en Punta del Este, y Casal, primero como agente y luego como empresario de medios).

Esta oposición del sindicato confluyó con la de la Conmebol, porque su presidente Domínguez también está enfrentado a Casal y la entidad sudamericana adujo que no había superado el test de idoneidad para ejercer como titular de la AUF, aunque también sumó a Del Campo, su rival en las elecciones previstas para el 21 de agosto.

Si a Del Campo le faltaban papeles requeridos por la Conmebol, el caso de Abulafia –presidente de la Comisión Uruguay Mundial 2030- fue distinto. Adujo que para ser titular de la AUF no se necesita ese test, y que en todo caso, sería necesario presentarlos si pretendiera ingresar en la Conmebol pero que tenía todo en regla de acuerdo a los requerimientos del estatuto de la entidad uruguaya, en comunicados que fueron una verdadera guerra dialéctica entre Montevideo y Asunción.

Sin ningún candidato de los dos a la AUF aceptados por Conmebol y con Valdez renunciado, las elecciones no pudieron llevarse a cabo el pasado 21 de agosto, como estaba previsto, y entonces Edgar Welker sigue en el cargo como presidente interino.

Así se entró en la turbulencia de los últimos días, en los que la Conmebol, a través de Domínguez, envió a la FIFA un pedido de intervención a la AUF a partir de dos premisas: el incumplimiento de la votación del nuevo estatuto, que tal como ocurre en la AFA, la entidad madre de Zurich intenta imponer en todas las federaciones, aunque la Asociación Uruguaya disponía de un plazo hasta el 2 de diciembre, y la presión que fueron ejerciendo distintas fuerzas del fútbol oriental.

Además de la Mutual de Futbolistas Profesionales Uruguayos, la Asociación de Árbitros, la OFI –Organización de Fútbol del Interior-y los futbolistas en el exterior comenzaron a exigir la reforma del estatuto para poder tener voz y voto en una Asamblea que de 17 miembros actuales debería pasar a 31 según el esquema madre de la FIFA, pero al que se oponen los clubes de Primera, que no quieren ninguna injerencia (tal es así, que votaron en contra de la intervención para recurrir al TAS antes que aceptar un cambio semejante).

El caso de los jugadores es aún peor. Lugano viene insistiendo en que los futbolistas tienen, en algunas federaciones, un alto porcentaje de voz y voto, como en la española (40%) o la inglesa (35%) y suele sostener que cuando lleguen a manejar a la AUF, lo primero que harán será auditorías internacionales para ver si los contratos están ajustados a derecho (en referencia a los contratos de TV hasta 2025) y hasta insinúa que de una manera u otra acabará con los derechos actuales de TV ya sea pagando la cancelación (se dice que traería él mismo otra oferta) o acudiendo a la Justicia.

La guerra entre los jugadores y Casal ya está declarada y si desde Tenfield los tildan de “golpistas”, Lugano sostuvo ante FM “Del Sol” que “ya no queremos hablar con nadie del Gobierno porque piensan que los
equivocados somos nosotros y tampoco nadie de la oposición levanta la voz. Con este sistema no se consigue nada por el diálogo. Hay que plantear más fuerte las cosas y si no fuera por los 700 jugadores que se
manifestaron, esto no hubiese pasado. No es contra Tenfield sino contra el sistema, contra la mala gestión” y sentenció que con el nuevo estatuto que quiere imponer la FIFA “se va a escribir la Constitución del fútbol”.

El lunes próximo, tras un raro fin de semana con fútbol oficial, comenzará un nuevo capítulo, cuando lleguen a Montevideo los emisarios de la FIFA.

Ya quedó cerrada la “ventana de esperanza que se abre”, según las optimistas palabras de Welker al regresar por la noche del jueves desde Asunción a Montevideo, tras dialogar con Domínguez.

(EFE)

¿Se abrirá otra puerta al diálogo entre la AUF, la UEFA y la FIFA?
La AUF se expone a duras sanciones en el caso de perder el litigio, incluso en el camino a la resolución del TAS. La Conmebol, por su parte, puede quedar muy mal parada, si el fallo del máximo tribunal mundial del deporte le da la razón a los uruguayos.

“¿Preferís morir a palos o a garrotazos? O gana Domínguez o gana Casal”, sostiene Yoel Sánchez, periodista de la prestigiosa web paraguaya “Sin Falta”, que investiga muy de cerca los temas de la Conmebol. ¿Y si ganan los jugadores y llegan al poder? Faltan demasiados capítulos en esta historia oriental de guerras cruzadas.


Source: Infobae

Facebook Comments.