Foto: Reuters
Virginia Bautista

CIUDAD DE MÉXICO.

Carlos Fuentes (1928-2012) “ha convertido el laberinto de la soledad mexicana en la gran avenida del diálogo como espacio creativo de la nueva familia de este país”, afirma Julio Ortega.

Su obra es instrumental en abrir y sostener la plaza pública, la esfera de la comunicación. Allí donde se decide el devenir del entendimiento crítico que nos hace modernos”, agrega el especialista en el autor de Aura.

Cada libro suyo abre puertas al campo, ventanas al horizonte, y nuevos espacios a la visión moderna de México”, añade.

Por estas razones, el catedrático de la Universidad de Brown, junto con la periodista Silvia Lemus, viuda de Fuentes, han propuesto al Fondo de Cultura Económica la creación de la Biblioteca Carlos Fuentes, que reunirá en 13 volúmenes la obra selecta del narrador, de quien se conmemoran 90 años de natalicio el próximo 11 de noviembre. “Toda familia mexicana tiene derecho a contar con una serie legible, limpia y prologada de las obras esenciales de Fuentes. La idea de conjunto está en la oferta editorial, los lectores decidirán cómo ordenan su propia Biblioteca Fuentes”, detalla.

Ortega explica que esta idea, “no de obras completas, sino selectas”, corresponde al modelo editorial europeo de construir una biblioteca de autores nacionales en ediciones cuidadas. “Está hecha para bibliotecas, estudiosos, lectores cultivados y los padres que quieren obsequiar a sus hijos una memoria moderna del país”.

Destaca que esta nueva serie llevará un prólogo que sitúe al libro en su horizonte de futuro. “Él nos enseñó que la identidad que tenemos no es racial, de clase, de educación, y menos política. Nuestra identidad es cultural, se da en la construcción comunitaria de un futuro común. La vieja genealogía de definirnos por los orígenes no tiene hoy mucho sentido, lo tiene más el definirnos por lo que queremos hacer juntos y mejor”.

El primer libro de la serie, Conferencias políticas, que reúne los ensayos escritos entre 1992 y 2012 sobre educación, sociedad y democracia, acaba de publicarse con un tiraje de cinco mil ejemplares. “Se puede entrar a la plaza Fuentes por distintas vías y sus conferencias son un modo de conversar con el país a través de sus dilemas”, señala Ortega.

La Biblioteca Carlos Fuentes reunirá las novelas, los cuentos, las piezas de teatro y los ensayos más representativos del también diplomático. “La geografía de su obra es una ciudad latinoamericana donde recuperamos el valor del otro, de la comunidad crítica. Alienta en la obra de Fuentes un ventarrón utópico, pleno de esperanza en la lectura, en nosotros”.

Para Ortega, es sorprendente la actualidad de esta obra. “En La muerte de Artemio Cruz adelantó una formidable metáfora mexicana: el país no será moderno mientras tenga un sistema de prensa premoderno, una prensa al servicio de los poderes fácticos; se requiere una prensa que esté al servicio de las relaciones horizontales, política como comunicación, capaz de forjar la ciudad dialógica”.

 

El antecedente

Antes de concebir la Biblioteca Fuentes dentro de la colección Letras Mexicanas, el Fondo de Cultura Económica (FCE) ha editado siete tomos de las Obras Reunidas del escritor mexicano. “El FCE tiene varias estrategias y una de ellas, gracias a la gestión de Consuelo Sáizar, definió el proyecto de colecciones especiales de los autores fundamentales de la literatura mexicana”, Julio Ortega.

Con la dirección de Joaquín Díez-Canedo se discutieron otras series. Y con la de José Carreño (el actual timonel del sello paraestatal), la serie se consolidó como una Biblioteca Carlos Fuentes”, dice convencido.

El peruano radicado en EU narra que, “de acuerdo con el primer contrato, aún quedan varios tomos por reunir dentro de la primera serie, que el año pasado incluyó la edición cuidada de Terra Nostra, volumen VII”.

Asegura que aún están por hacerse los tomos de cuentos, teatro, ensayos, y varias novelas. “Por otro lado, no sin tino, el FCE consideró ediciones más económicas, derivadas de las Obras Reunidas. La nueva serie está por definirse”, prosigue.

Por su parte, Eduardo Matías, editor literario del FCE, comenta que las Obras Reunidas de Fuentes son libros de pasta dura y gran tamaño. “Ha sido difícil mover ese formato y nos ha impedido sacar con celeridad el resto de los volúmenes. Por eso se ideó esta nueva serie más pequeña, con la idea de que los lectores revisen la obra  de Fuentes como un conjunto”.

Aclara que el FCE tiene contratada la posibilidad de editar las obras completas, reunidas o selectas de Fuentes, pero no de manera individual. “Los títulos separados están en Alfaguara”.

Dice que ya trabajan con Ortega para definir el contenido exacto de los 13 títulos de la Biblioteca Fuentes, “y si se respetará como había aparecido en Obras Reunidas o se reestructurará”.

Matías aclara que aún se desconoce cuál será el segundo título de la serie, pero cree que los 13 volúmenes se publicarán en los próximos dos años. Ortega está convencido de que hay Fuentes para rato. “Lo conocí en 1969. Desde entonces compartimos amigos y lecturas, coloquios, antologías y homenajes… Todos tenemos lugar en la hospitalidad de su obra”.

 

cva

 


Source: Excelsior

Facebook Comments.