Ben Roethlisberger estuvo presente ayer en Green Bay en el partido de pretemporada / Foto: AP
Redacción

CIUDAD DE MÉXICO.

Al final, la afición de los Acereros de Pittsburgh respira tranquilamente luego de que se determinó que el quarterback Ben Roethlisberger no sufrió ninguna conmoción cerebral tras una caída en la práctica del pasado martes en la que el pasador entró al protocolo de conmociones de la NFL.

Roethlisberger perdió el casco cuando a Marcus Gilbert lo empujaron contra él.

 

 

Un jugador entra en protocolo cuando se identifica una posible conmoción cerebral y se observan síntomas asociados.

El Big Ben viajó con el equipo a Green Bay para el partido de ayer de pretemporada, aunque no tuvo participación en el encuentro, pero ésa fue una decisión que se había tomado desde antes de la lesión.

Los Acereros jugaron ayer con el quarterback novato Mason Rudolph y con Josh Dobbs.

Sin embargo, se espera que Roethlisberger reinicie pronto sus actividades de tiempo completo con el equipo de Pittsburgh.

Ésta fue la primera ocasión que Ben entró al protocolo de conmoción desde 2015.

Con 36 años, fue capturado al menos 40 veces en seis años entre 2006 y 2013, pero en los años previos promedia 1.4 capturas por partido detrás de una veterana línea ofensiva, a la cual acredita para prolongar su vida deportiva.

 

AMU

 


Source: Excelsior

Facebook Comments.