La Policía de Investigación detuvo a cinco personas dentro de las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN) cuando realizaban el intercambio de dinero por tarjetas ilegales de acceso al Metrobús y al Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC).
La captura ocurrió cerca del lugar —dado a conocer por ContraRéplica a principios de mes—, donde se realizó el robo de equipo de activación, lectura y recarga de las tarjetas que se venden al público usuario.
Las personas, detenidas cuando intercambiaban dinero por plásticos en las instalaciones de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA), fueron identificadas como Monserrat Guadalupe “N”, Héctor Arturo “N”, Alejandro “N”, Mario Alberto “N” y Javier “N”.
Los agentes de la Policía de Investigación les aseguraron mil 650 tarjetas inteligentes multimodal y 51 mil 850 pesos en efectivo, producto de la venta, por lo que fueron puestos a disposición del Ministerio Público, con la carpeta de investigación CI –FIZC/IZC-3/UI–3 C/D/0381/04-2019
a la que este diario tuvo acceso.
A través de un recorrido en las instalaciones de UPIICSA, se constató la venta de tarjetas del Metro o Metrobús recargadas con 120 pesos de saldo y compran plásticos para su oferta al público en general, así como al estudiantado dentro y fuera del plantel.
Sobre la calle de Resina, ubicada enfrente de una de las entradas del plantel en la alcaldía de Iztacalco, este diario abordó a una estudiante externa que asiste a las clases de Cursos Extracurriculares de Lenguas Extranjeras (Celex) y se le cuestionó que si conocía a alguna persona que proporcionara o vendiera las tarjetas ya recargadas con el saldo máximo, a lo que de inmediato respondió:
“¿Cuántas necesitas?, la verdad es que no traigo muchas, pero dime cuántas te hacen falta y te las puedo vender”.
Ante el asombro de sus amigos que la acompañaban y quienes desconocían que ella poseía tarjetas recargadas, la alumna del IPN nos vendió un total de cuatro plásticos en 200 pesos, cada uno en 50 pesos.
▶ Acto seguido, acudimos a la estación del Metrobús UPIIICSA para asegurarnos que los membretes adquiridos contenían el saldo prometido, lo cual pudimos comprobar.
Más tarde, sobre la calle de Vainilla, le preguntamos a un estudiante de quinto semestre de la carrera de Administración si sabía dónde podíamos conseguir los plásticos, a lo que de inmediato contestó: “¿Cuántas quieres?, es que ahorita es complicado conseguir ya que los que las distribuyen tienen como un mes que han estado escondidos, si gustas, podemos esperar a que salga uno de mis amigos y él te puede vender las que quieras”.
El alumno del politécnico que no superaba los 23 años llamó por teléfono a su amigo que aún estaba en clase, no obstante, nos dijo que entráramos al instituto y al interior nos las daría. Caminamos hacia la cafetería dentro del plantel y esperamos alrededor de unos 15 minutos, de pronto llegó un joven que estudia el sexto semestre de informática.
Adquirimos seis tarjetas recargadas, las cuales nos dio en 60 pesos ya que no llevábamos los membretes sin saldo, por lo que nos dijo que se incrementaría el costo ya que a él se los venden en 20 pesos cada uno para que los pueda recargar.
Esta casa editorial intentó contactar a algunos de los diversos vendedores que ofertan las tarjetas en una página de Facebook llamada el Tianguis de Upiicsa (oficial), pero su contenido fue eliminado recientemente.
Facebook Comments