Si hay algo que Ariana Grande ama es a sus fanáticos. Ya lo dejó en claro con su canción “Get Well Soon”, de su último disco “Sweetener”, la cual es un homenaje a las víctimas del atentado en Manchester durante uno de sus conciertos. Es más, dicha canción dura 5:22 -la fecha de dicho ataque- y tiene un largo silencio al final del tema, en una suerte de minuto de silencio por quienes perdieron su vida.

A ello se le suma una aparición sorpresa en Coachella y ahora una muestra, muy sencilla, de que ella trabaja para sus fanáticos. Durante su último show en Los Ángeles, la artista se detuvo en medio de una canción luego de escuchar el grito desesperado desde el público. ¿Qué decía? “Empieza de nuevo, no estaba grabando”.

Sí, sin vergüenza alguna, un fanático le pidió a Ariana que iniciara de nuevo la canción, ya que, en un síndrome típico de estos tiempos, el sujeto estaba desesperado al no poder grabar completamente su interpretación. Y, a diferencia de lo que haría el 99% de los artistas, la cantante accedió. 

Primero repitió las palabras del fan, causando carcajadas en la tribuna, y luego, con su ternura habitual, le preguntó si ya estaba listo para que volviera a cantar. El “sí” que se escuchó a unísono desde el público fue el cierre perfecto para la anécdota, que acabó con la artista sorprendiendo a todos con su registro vocal. 

Kevin Mazur

Grande se encuentra girando con su nuevo disco “Sweetener”, e incluso ha dejado que sea el público quien decida su set de canciones en el tour. El sencillo, publicado recién el 17 de agosto, ya alcanzó el número uno de Billboard en Estados Unidos y Gran Bretaña, demostrando que el amor entre Ariana Grande y sus fans es totalmente recíproco.

¡Sigue así Ariana!


Source: UPSOCL

Facebook Comments.