Si hay una cosa que de seguro encontrarás en Tinder son mentiras. No lo digo de forma despectiva, ni desde mi alma negra llena de amargura. Es que es conocido que muchas personas utilizan la aplicación con fotografías, perfiles e historias falsas, con tal de conseguir amor. O al menos una cita.

La extraña combinación de anonimato, esperanza ciega y desesperación hace que la aplicación de citas sea perfecta para el engaño. Algo que una joven en Nueva York aprovechó al máximo, logrando la estafa más grande de la historia de citas en línea.

Un joven relató la historia en su cuenta de Twitter, del cual él fue protagonista. Todo comenzó cuando hizo match en Tinder con una chica guapa. Hablaron un rato y ella le dio su número telefónico. Ahí conversaron durante una hora más. Él la invitó a salir pero la chica le contestó que no tenía tiempo disponible pronto, pero que le avisaría cuando pudiera.

Twitter/bvdhai/

Le envié un mensaje y hablamos un poco sobre el trabajo. Hasta que ella me dijo: “Tengo una gran presentación en la que he estado trabajando, ¿te ofenderías si te hablo en una semana o dos, cuando tenga más tiempo disponible? Eres lindo y quiero conocerte, solo que estoy muy ocupada”.

Pasaron dos semanas y el joven había olvidado por completo la situación. Hasta que recordó a la chica y la volvió a buscar en Tinder, pero su perfil ya no estaba. Pensó que esto era extraño, pero al día siguiente ella le envió un mensaje contándole que tenía tiempo libre para una cita. Lo citó en un lugar y hora determinada: cerca de Union Square, en Nueva York a las 6.

Twitter/bvdhai/

“Así que ayer recibí un mensaje que decía: “Al fin estoy libre, mi amigo DJ tocará cerca de Union Square cerca de las 6 mañana y me preguntaba si te gustaría ir por un rato, luego podríamos tomar unos tragos y ver que pasa”.

El chico aceptó. Aunque desconfiaba de la situación. Buscó su perfil de Instagram y leyó que era actriz, modelo, cantante y contaba con más de 3 mil seguidores. A pesar de su duda, decidió ir.

Esperó a la chica en el lugar, donde había un escenario, y ella le avisó que estaba un poco retrasada. Siguió esperando, hasta que vio a una mujer llegar al lugar con guardaespaldas. Notó que era su cita y pensó “¡¿QUÉ MIERDA ESTÁ PASANDO ACÁ?!”.

WAV/Nick AM

Se quedó tranquilo, observando la situación, nervioso. Se quedó en el mismo lugar esperando un mensaje de la chica. Hasta que el DJ deja de tocar y ella sube al escenario. Saca un micrófono y dice: “apuesto a que todos se están preguntando de qué se trata esto”.

Y luego dice “los invité a todos aquí para tener la oportunidad de ir a una cita conmigo” y empieza un discurso sobre los juegos del hambre, explicando qué tienen que hacer para obtener la cita.

WAV/Nick AM

TODOS los hombres que estaban en el lugar habían conocido por Tinder a la chica, llamada Natasha Aponte. Ella les envió el mismo mensaje a todos. Eran más de 100. Todos desconocían el lío que enfrentaban.

La mayoría se quedó y jugaron. El joven que contó la historia, se fue a su casa.

En las imágenes de la reunión masiva del domingo, puedes ver docenas de tipos torpemente de pie alrededor de un DJ tocando un set en un escenario.

Twitter/bvdhai/

Una vez que redujo el número de candidatos a través de una serie de “eliminaciones”, al parecer hizo que los hombres que no habían sido cortados hicieran flexiones, luego los alineó con todos los demás, según consignó la revista New York Magazine.

No está claro si alguien salió victorioso el domingo, o si Natasha realmente aceptó tener una cita con el ganador.

Instagram/natashavaponte

Esto podría haber sido solo una estrategia para lograr la gloria viral, pero al menos fue una muy buena.


Source: UPSOCL

Facebook Comments.