Tlalnepantla, Ecatepec, Tecámac, Nezahualcóyotl, Los Reyes y Chalco, son algunas localidades del Estado de México que están consideradas como un “eje de alto peligro” por contagios y muerte por coronavirus.

Médicos de diversas clínicas en esos municipios advirtieron que, al tratarse de zonas de alta marginación y pobreza, “no aceptan la existencia del virus, no siguen las medidas de sanidad y de limpieza –ni pueden porque muchos ni agua tienen– y sus calles y colonias a diario tienen mercados llenos, tianguis atiborrados, negocios repletos, fondas, puestos de garnachas, carnitas, tacos, fiestas con carpas y niños jugando en las calles, transportes públicos desbordados, como si nada pasara”.

“Son grandes focos de contagio y nadie los ve ni los oye”, aclararon.

Médicos del hospital de La Perla, en Nezahualcóyotl, y del Hospital de Especialidades de Tecamac, revelaron a El Financiero que “más allá de que alrededor del 20 por ciento de los doctores de varios municipios no cuenta siquiera con un contrato, prestaciones y mucho menos con equipo para atender a los infectados, lo más preocupante es la ignorancia y la resistencia en que vive la gente de estas zonas de alta marginación y la indiferencia de las autoridades”.

“En estos municipios hay nula difusión del virus, de sus riesgos, y ausencia de campañas sanitarias. La gente se impone y sostiene que no existe el coronavirus, que debe salir a trabajar, a comprar, a vender, a comer. Luego acuden a los hospitales por síntomas de gripe, tos o probablemente COVID-19 y, la verdad, nadie los quiere atender porque no hay equipo, no hay medicinas, no hay ni médicos”, denuncian.

“Esta situación convierte a estas zonas marginadas en una bomba de tiempo, que muy pronto les puede estallar, ya no sólo a los gobiernos municipales o el estatal, sino al federal, porque sería de grandes dimensiones. Somos el estado con más casos, después de la CDMX, y el problema será inmenso sin reconversión hospitalaria, ventiladores, en fin, sin nada”, advierten.

Facebook Comments.