Límites a la libertad de expresión: LA MENTIRA Y LA VIOLENCIA

 · enero 14, 2021 1:05 pm

La época en la que vivimos está marcada por los medios masivos de comunicación, particularmente en los medios y redes digitales, que son empleados en los últimos tiempos para desprestigiar; por un lado, a empresas que llegan a ser competencia de otras empresas y que en un afán de ganar mercados se atreven a crear noticias falsas (fake news);  por otro lado, como es sabido por todos, también son empleados para  desprestigiar a los políticos y servidores públicos que una vez expuestos de manera “negativa” en los medios se vuelven culpables de cualquier señalamiento.

La otra, es que las redes sociales se han empleado para generar protestas, revueltas de causas justas, campañas internacionales en pro del medio ambiente, etc.  pero también, como lo hizo Trump, para mentir e incitar a la violencia.

Por supuesto que esta lógica de los medios de comunicación y de algunos espectadores, son una especie de nueva inquisición que no permite que los aludidos y desprestigiados puedan defenderse como debiera. Además, quedó probado con la “toma” del Capitolio estadounidense en días pasados, que la libertad de expresión en medios y redes sociales debe tener un límite.

google-news-Ecatepec

¿Cuál debiera ser el límite de la libertad de expresión? En un principio se espera que los periodistas actúen de manera ética y con el compromiso de acercarse, de manera honesta y seria, a la verdad. Pero ¿qué pasa cuando los medios de comunicación se convierten en un vehículo para desprestigiar a otros por motivos de intereses políticos o económicos? Y la otra, y más importantes para efectos de esta columna, ¿tendría que haber censura por parte de los medios digitales cuando una persona públicamente relevante, como el presidente de algún país, miente, injuria o incita a la violencia?

Te recomendamos  Vacuna de Pfizer y BioNTech contra COVID-19 es segura y efectiva: FDA

Twitter y Facebook le pusieron un alto a Trump y cancelaron sus cuentas, lo que aparentemente pareciera una decisión razonable, sin embargo, la pregunta y crítica que saltó a la vista es: ¿censurar a pesar de la mentira y la violencia es un acto que coarta el derecho a la libertad de expresión?

Los artículos 6 y 7 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos garantizan el derecho a la libertad de expresión y el acceso a la información, entre otras cosas prohíben la censura pero también, el artículo 6 establece un límite a dicho ejercicio que señala textualmente: La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público… Esta claro que en México debió haberse censurado a Donald Trump.

O, dicho de otro modo, si el ejercicio periodístico o las publicaciones de personas, públicas o no, están basadas en verdades a medias o directamente en mentiras para desprestigiar o conseguir posicionamiento político y aún más para incitar a la violencia, y esas mentiras violan mi integridad personal o dañan mi reputación, la sociedad y en particular los medios digitales no solo tendría el derecho sino la obligación de limitar estas expresiones, las sociedades tenemos una cuenta pendiente para la regulación de los derechos y límites en la redes y medios sociales.