El 14 de diciembre se descubrió el cuerpo sin vida de Bethany Lynn Stephens, de 22 años, una joven que había salido a pasear con sus dos perros en un bosque del condado de Goochland, en Virginia, Estados Unidos.

Cerca del lugar donde fue hallado su cadáver, se encontraron a sus dos mascotas, unos pitbull. Se reveló entonces por parte de la policía que la chica había sido atacada por los animales, que habían sido entrenados para pelear, según recalcó el alguacil Jim Agnew.

Las circunstancias de la muerte de Bethany llevaron a algunos de sus allegados a dudar de esta posibilidad, pues insisten que los perros nunca atacarían a la joven, pues incluso dormían con ella en su habitación, y que las heridas de mordidas en sus brazos podrían haber sido resultado del intento de los canes por defenderla. Stephens llevaba desaparecida dos días antes de que se hallara su cuerpo.

El tema se volvió polémico y las personas comenzaron a dudar si la policía no estaba manejando el caso como debieran, investigando otras posibles causas, como asesinato.

Esto ha llevado a las autoridades ha revelar más detalles sobre su investigación, que habían decidido mantener privados por respeto a la víctima.

Según el periódico Mirror, este lunes el oficial Agnew reveló que al poco tiempo de encontrar el cadáver de Stephens, los agentes que estaban en el lugar vieron “cómo los perros devoraban las costillas de la víctima”.

También se ha revelado que el cadáver estaba cubierto de mordidas y heridas provocadas por las mandíbulas de los animales, incluso en manos y brazos, que indican, según ellos, que la joven se defendió cuando fue atacada por los perros.

Por su parte, se ha hecho saber también que los médicos forenses han encontrado que las marcas en el cuerpo coinciden con las mordidas de estos canes. Mientras que no hay ninguna otra pieza de evidencia que indique se trate de asesinato o que señale la presencia de otra persona al momento de la muerte de Bethany.

La policía explica que es posible que los perros se volvieron agresivos cuando la joven cambió de domicilio, pues durante ese tiempo los animales vivieron encerrados en una perrera en la casa del padre de la chica.

Las investigaciones continúan y se esperan los resultados de más exámenes toxicológicos en próximos meses. Por ahora, con permiso de la familia, los perros acaban de ser sacrificados el fin de semana pasado.

Más información en https://ayojon.mx

Source: Ay Ojon

COMENTARIOS :D

COMENTARIOS :D

Loading...