Categorías: Entretenimiento

Ellos hicieron la manicure por primera vez. Nosotras fuimos sus lamentables víctimas

Foto: Upsocl.

Las chicas y chicos Upsocl estamos dispuestos a los desafíos. En esta ocasión, Francisco y Álvaro se pusieron a prueba y decidieron hacer -por primera vez en sus vidas- una manicure. Nos dividimos en dos bandos y  ¡manos a la obra!

Ellos pintarían y decorarían uñas. Nosotras seríamos sus víctimas: sus conejillos de indias.

Hacer manicure no es una tarea exclusiva de mujeres, pero sí quisimos poner a prueba a nuestros compañeros -quienes no tenían idea de cómo hacerlo- y tomamos nota de qué pasó antes, durante y después de su éxito… o fracaso.

Para empezar, ordenamos sobre la mesa todos los esmaltes que teníamos disponibles, algodón, palillos para decorar y quitaesmalte para remediar los errores.

 


 

Foto: Upsocl.

Me llevaron a una mesa donde habían tres mil botellitas de pintura para uñas de todo tipo de tamaños y colores. A un lado esperaba la mano de Francesca para ser pintada.

No esperaba hacerlo tan bien, era mi primera vez, pero me tenía fe. Había visto un video en Facebook de cómo pintar uñas en una de esas procrastinaciones eternas que suelo hacer después de almuerzo y no parecía tan difícil.

Comencé lentamente. Así sería más preciso pero cada vez que pasaba el pincel por la uña no se marcaba bien. Sacaba y sacaba tinta pero quedaba disparejo y al final terminaba pintando los dedos de Francesca más que sus uñas.

El resultado fue como un proyecto de arte de un niño de Pre Kinder. Me gasté como tres algodones en cinco uñas en limpiarle los dedos. Las risas de Cata, quién tomaba las fotos, y de la “modelo” mientras fluía mi inspiración fueron suficiente para darme cuenta que esto no era lo mío. Pero seguí. Las quería sorprender con un toque final.

Intenté hacer un diseño tipo mancha de leopardo con un mondadiente que había sobre la mesa. Lo sumergí en un rosado e hice un pequeño círculo sobre la uña. Después tenía que hacerle un borde morado a la mancha, tal como lo vi en una foto de revista que me mostraron, pero saqué demasiada pintura y cayó una gota gigante que destruyó toda mi innovadora creación. Ahí me di cuenta que mi corta carrera como estilista había llegado a su fin…

 


 

Foto: Upsocl.

A diferencia de Francisco, que recibió algunas instrucciones iniciales, decidimos que Álvaro no recibiría ningún tipo de ayuda. No le diríamos si estaba haciéndolo mal -o extraño- ni recibiría asesoría.

Escogió un color celeste que me gusta mucho y que suelo usar en verano, y acercó el pincel a mi uña.

Lo primero que hizo fue pintar de izquierda a derecha y eso me dio mucha risa. Desde ese momento se notaba lo que se venía.

Lo más divertido de todo es que Álvaro decía que alguna vez vio un video de cómo se hacía, pero no se acordaba.

Pintó la base de todas las uñas celeste y luego se atrevió a imitar un efecto de manchas de leopardo.

En este punto con Catalina, que nos acompañó durante el experimento (y que tomó casi todas las fotos), le dimos una instrucción muy breve: que comenzara con la mancha del centro y luego hiciera las dos laterales.

Tomó uno de los palillos y lo sumergió en el esmalte -me río de acordarme- dejando caer sobre mi uña un gran gota de esmalte rosado.

Ahora yo ya no me aguantaba el ataque de risa.

Lo siguiente fueron las dos manchas de color morado oscuro a un lado. El resultado era muy chistoso: unos pequeños cerros de esmalte morado y rosado en mi uña.

Pensé que iba a tener eso en todas mis uñas.  Sin embargo, la tarea fue muy dura y Álvaro decidió rendirse.

Sin darse cuenta, acentuó la uña perfecta (la anular), así que algo de talento innato hay. 

 


 

Foto: Upsocl.

Me senté frente a una docena de frascos de pintura para uñas y recordé los más odiosos ejercicios matemáticos de la universidad. Estaba ahí, mirando una amplia gama de colores y sentí que no iba a poder hacerlo.

No sabía por dónde partir, qué color usar, tampoco entendía por qué había un tarro de alcohol, y me parecía que la cantidad de papel higiénicos no iba a ser suficiente.

Entonces, pregunté:

-¿Qué hago?

-Tienes que pintarme las uñas. -Contestó mi compañera. -Puedes elegir los colores que quieras y la idea es que propongas un diseño.

Ella me mostró ejemplos de manicure en Google y las imágenes eran una verdadera obra de arte. Lunas, corazones, líneas, puntos… Era demasiado. Pero, a pesar de eso, decidí comenzar. Mi compañera me dio una indicación básica.

-Pinta en línea recta desde la parte interior de la uña hasta el final. Así quedará más parejo. -Dijo, y con esa información todo se hizo bastante más fácil. Tenía un patrón que seguir, una idea de cómo hacerlo. Entonces, comencé.

La primera uña que pinté fue la que, a mi juicio, peor quedó. Me tiritaba la mano y no era capaz de controlar el pulso. Sin embargo, de pronto oí que lo estaba haciendo bien.

Tal vez mi compañera lo dijo por lástima, eso creo yo, pero en aquel momento, sus palabras me dieron ánimo para seguir con el trabajo.

Pinté la primera mano y no fue tan terrible. Luego coloreé la segunda mientras que la anterior se secaba y finalmente le di un diseño aburrido a ambas.

En un principio, al ver los diseños que mi compañera me mostró en internet, me imaginé haciendo una obra fantástica en sus uñas. Tal vez flores, banderas, palabras, no lo sé. Confié en que podría hacerlo, pero cuando ya había puesto toda mi imaginación en el trabajo, supe que la manicure está lejísimos de ser lo mío.

 

Por suerte no fue como en la universidad: no me pusieron nota, ni hubo profesor que me criticara.

 


 

Foto: Upsocl.

Francisco parecía tranquilo hasta que se sentó a mi lado y vio lo que le esperaba: tenía que elegir e los colores que usaría y el diseño en que se iba a “Inspirar”. Aquí se empezó a ver bastante confundido y preocupado porque no tenía idea de cómo ni por dónde empezar. Tan aturdido se le veía, que planeaba empezar a pintar de lado a lado, en vez de hacerlo de la raíz a la punta, como se hace convencionalmente.

Cata, la chica de inagotable sonrisa instalada en la recepción de Upsocl, y yo le mostramos la técnica que más le podía acomodar. Ella le dio una clase express en su propia uña. Con esta disimulada cátedra, y una vez que eligió 4 colores, Francisco se llenó de brío y me comenzó a colorear las uñas cual pintor a su lienzo con acuarela en mano.

La primera quedó fatal. La brocha estaba cargada de pintura y tal cual la dejó caer en la uña del dedo medio. Fue consciente de que había sido una mala decisión y soltó unas ligeras e inocentes maldiciones. Me pareció tan increíble que después de esto, cuando pasó a la segunda uña, ya tenía claro que debía escurrir el exceso de pintura en el frasco y como resultado, terminó una primera mano “Sin salirse de la raya”.

Por supuesto que estaba orgulloso de su trabajo y me comenzó a hacer comentarios del tipo: “Nadie te ha pintado las uñas tan bonito como yo” y “Esto que te estoy haciendo es arte puro” Sí, Francisco, sí.

Aquí ya se veía claramente entusiasmado y emocionado con la idea del manicure, y decidió que era buena idea agregar unos puntitos de color en cada uña para contrastar con el fondo. Lo mismo hizo con la segunda mano, pero cuando le faltaban tres uñas para terminar, comenzó a desesperarse. Las cándidas maldiciones siguieron pero esta vez se trasladaron a la brocha y al palito de decoración: le dio igual que se corriera la pintura o que se no se viera tan bonitas y perfectas como las del principio, como él decía.

Las últimas tres que decoró con lo que al principio serían finos detalles en verde agua, terminaron siendo unas gordas y apuradas manchas. La última uña no quería hacerla más y no le importó en absoluto que con su propia mano estropeara su arte.

Estuve a punto de rogarle para que me terminara de pintar, porque ya había renunciado. Está bien, le tuve que rogar poquito y sólo entonces hizo la última, terminó y se fue.


Aunque no lo crea -y ya que valoramos mucho el trabajo de nuestros compañeros- no nos sacamos la manicure en un par de días.

¡Hasta el próximo desafío!

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : UPSOCL
Ellos hicieron la manicure por primera vez. Nosotras fuimos sus lamentables víctimas
—————–

Noticias Ecatepec

Entradas recientes

Un informe del gobierno ruso advierte que la vacuna anunciada por Vladimir Putin no es segura

Publicado por el ministerio de Salud, el reporte destaca que no se conoce su eficacia…

11 mins hace

Venta del avión presidencial va al 33%, el presidente pide comprar los cachitos de la rifa

Al anunciarse que sólo se han vendido un tercio de los boletos para el sorteo…

1 hora hace

Hay rebrote en 12 municipios de Chihuahua, pero AMLO dice que no en la mañanera

Ante el incremento de casos de COVID-19 en 12 municipios de Chihuahua, las autoridades de…

2 horas hace

Esta noche en hechos !Javier alatorre dice adios a TV Azteca!

Ciudad de México.- El conductor de Hechos Noche, Javier Alatorre, estaría en problemas en su…

7 horas hace

Tigres de la UANL logra el triunfo ante el Puebla en el torneo Guard1anes

Los Tigres de la UANL lograron sacar los tres puntos en un encuentro con el…

8 horas hace

Pobladores de Veracruz salen a ‘cazar’ a un nahual

La noche de este lunes, los habitantes del municipio de Soledad de Doblado, Veracruz, salieron…

18 horas hace