¿Es eso en la esquina de tu mesa una taza de café? ¿Cuántas llevas ya, es la primera o la tercera o la novena? Si consumes mucho café diariamente quizás puedas decir que es culpa de tus genes, que metabolizan muy rápido la sustancia y te “fuerzan” a seguir consumiendo el delicioso bebestible.

Una investigación dirigida por especialistas de la Universidad de Edinburgh nos brindó esa excusa, ya que descubrieron un gen que hace que las personas consuman menos café.

Quienes no tenemos ese gen -porque estoy asumiendo que yo no lo tengo- consumimos en promedio una taza más que el resto.

Se trata del PDSS2, un gen de nombre complicado que reduce la capacidad de las células de disolver la cafeína. Como la cafeína no se destruye, queda más tiempo en el cuerpo haciendo efecto.

“Nuestros resultados destacan un nuevo gen que regula el consumo de café al regular la expresión de los genes ligados al metabolismo de la cafeína. Se necesitarán mayores estudios para aclarar el mecanismo biológico que liga al PDSS2 con el consumo de café”.

-Extracto de la investigación, publicada en Nature-

Para el análisis se aplicó una encuesta a 1200 personas en Italia y a 1700 en Holanda. En ella se pedía a las personas detallar su consumo de café diario.

Además del gen, los investigadores notaron que en Holanda se consumía menos tazas de café diarias que en Italia. Atribuyeron la diferencia a las costumbres locales: en Italia se suele tomar café espresso, que aunque es más fuerte al ser una porción más pequeña provoca que se beban más tazas al día.

“Los resultados de nuestro estudio se suman a investigación existente que sugiere que nuestras ganas de consumir café pueden estar insertas en nuestros genes”.

-Extracto de la investigación, publicada en Nature-

Gracias a este estudio ya tienes una respuesta la próxima vez que alguien note que vas en tu novena taza de café del día: “¡Es que parece que no tengo el gen PDSS2!”.

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : UPSOCL
¿Bebes mucho café? Ahora puedes echarle la culpa a tus genes
—————–

Facebook Comments.