Aunque suene absurdo, esta vida no está como para que siempre quieras y tengas que ser feliz. En esta época moderna, vivimos en una sociedad donde decir “soy feliz”, es un logro, más no un sentimiento interno que conlleva la paz y tranquilidad interior. Hazte esta pregunta a ti mismo(a), de acá a 20 o 40 años, ¿serás feliz? ¿Por qué? ¿Qué es lo que te da felicidad?

A inicios de la década de 1990, un conocido psicólogo llamado Martin Seligman, dirigió el movimiento de la psicología positiva. ¿De qué trataba? Colocar el estudio de la felicidad humana directamente en el centro de investigación de la psicología y la teoría.

Esta tendencia comenzó a inicios de 1960, donde la humanística y la psicología existencial, hizo hincapié a la importancia que las personas ponen en si mismo para alcanzar todo el potencial que sienten que tienen y la creación del verdadero significado en la vida de cada uno.

Desde entonces , miles de estudios y libros han sido publicados con el objetivo de aumentar el bienestar y ayudar a las personas  a llevar una vida más satisfactoria, asumiendo las derrotas y luchando por un mejor futuro.

1. ¿Por qué NO somos felices?

Siguiendo la lógica, el humano se esfuerza en cada instante de su vida para mejorar su felicidad. Algunos dicen que es un vano intento de “nadar contra la corriente”, ya que en realidad a pesar de “sentirte feliz”, tu interior puede estar insatisfecho la mayor parte del tiempo.


2. ¡NO SE PUEDE TENER TODO! Eso dicen los psicólogos, quienes aconsejan que asumamos que “el tener todo” no es felicidad. Ese sentimiento viene directamente de lo que somos nosotros como esencia.


3. Algunos tipos de felicidad puede entrar en conflicto entre sí

La filósofa Jennifer Hecht, que escribió el libro “El mito de la felicidad”, propone que todos experimentamos diferentes tipos de felicidad, pero estos “no son necesariamente se complementan”. “Algunos tipos de felicidad puede entrar en conflicto entre sí”.


4. En pocas palabras, tener demasiado de un tipo de felicidad (ser feliz porque eres exitoso, por ejemplo) puede poner en peligro nuestra capacidad de neutralizar nuestros sentimientos. No siempre debes querer y obligarte a sentir felicidad.

Por ejemplo, una vida satisfactoria construida sobre una carrera exitosa y un buen matrimonio es algo que se desarrolla durante un largo período de tiempo. Se necesita mucho trabajo, y a menudo requiere evitar placeres hedonistas como fiesta o ir en viajes de estímulo-de-la-momento.


5. La felicidad solo es un área de nuestra vida, y por lo tanto a veces estará en aumento o disminución. ¡No lo forcemos!

¿Qué piensas tú sobre la felicidad?

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : UPSOCL
5 buenas razones de por qué no siempre tienes que desear ser feliz
—————–

Facebook Comments.