Arrancaron su travesía hace un par de años. No fue un camino sencillo, pero sin traicionar a su legado se abrieron paso entre enmascarados y viejos lobos de mar.El brillo ligado a las batallas estelares los guió hasta el ring; éste les había reservado un lugar destinado a los campeones y los nuevos dinamita no fallaron en la profecía que los convirtió en luchadores.Sansón, transformado en un moderno Gaspar bañado en incienso, encabezó el ataque tapatío y al fiel estilo de su padre, Cien Caras, se convirtió en triple campeón. Junto a Cuatrero arrebató los cetros de parejas de la arena Coliseo. A ellos se unió Forastero para adueñarse de los cinturones de tercias nacionales y de occidente.Cargado de oro, el Cuatrero mutó en un Melchor valiente, ladrón de victorias sobre el ring que no mide peso ni tamaño para encarar una batalla.Forastero fue el último de la tercia en arribar al Consejo Mundial, pero tal vez el más mañoso, así que como un rudísimo Baltazar echó mano de la mirra para embalsamar a las víctimas de sus fechorías sobre el enlonado.Así, orgullosos, los malosos siguen su andar, sembrando odios y recogiendo triunfos. Y se perfilan para comandar los grandes eventos del CMLL en 2018.  leer más
Source: El Gráfico

COMENTARIOS :D

COMENTARIOS :D

Loading...