La noche del sábado se confirmaron los temores de muchos empresarios. A manos de varios CEO llegó el borrador del Paquete del Presupuesto 2020, y Arturo Herrera finalmente incluyó una serie de medidas que elevarán la recaudación. Dicho de otro modo: sí habrá aumento de algunos impuestos específicos, además de propuestas para evitar la evasión y elusión fiscal.

No hubo grandes sorpresas: los grandes derrotas fueron las plataformas digitales -como AirBnB, Uber o Netflix-, pero también las empresas tabacaleras y las refresqueras. Quienes salieron indemnes fueron las compañías de cervezas, que no sufrirán aumentos reales en el pago del IEPS.

El documento que preparó Herrera tiene un fuerte objetivo en aumentar la recaudación, con una estrategia de 360º. Se trata de una preocupación permanente para el equipo económico de la 4T, que desea mantener un control responsable sobre las variables macro, al tiempo que debe implementar la ambiciosa batería de programas sociales de AMLO. Todo esto, sin incrementar el ratio de deuda-PIB, y manteniendo el superávit primario.

Las medidas son variadas. Primero, con un enfoque punitivo, se celebra la iniciativa -ya aprobada en el Senado- para aumentar sanciones y crear una fuerte percepción de riesgo ante aquellos que quieran evadir el pago de sus impuestos. Como publicó LPO, esta reforma a los delitos fiscales generó una fuerte respuesta de los empresarios.

Una de las medidas más esperadas es el aumento en el IEPS de los refrescos, una tentación permanente para los Gobiernos, que luego ceden ante la presión de FEMSA. Al día de hoy, las bebidas saborizadas pagan una cuota de $1.17 por litro. La 4T propone que a partir del 1 de enero de 2020 la cuota aplicable sea de $1.2705 por litro. Es decir un incremento del 8%, que implicaría elevar la recaudación en $1,994.6 millones.

Hasta ahora, la cuota se actualizaba cuando el incremento porcentual acumulado del Índice de Precios al Consumidor excedía los 10 puntos porcentuales, situación que ocurría cada tres o cuatro años. “El esquema de actualización acumulado resulta en incrementos abruptos cuando la cuota se actualiza. Planteamos que la cuota citada cambie su mecánica de actualización a forma anual, como sucede con las demás cuotas que se establecen en la Ley del IEPS”, propone el proyecto del Ejecutivo.

Acaso esto explique el acercamiento de último momento que hizo José Antonio Fernández Carbajal, “El Diablo” de Femsa, que pasó de ser un fervoroso militante anti-AMLO a pedir un almuerzo de reconciliación en Palacio Nacional. La presión impositivo cuadró al hombre que pedía combatir el populismo. Cosas de la política.

Las empresas de tabaco también tendrán que hacer un fuerte cabildeo en San Lázaro en las próximas semanas. Actualmente pagan 7 pesos de IEPS por cajetilla, es decir unos 35 centavos por cigarro. Herrera quieren que paguen $9.96 por cajetilla, es decir un 42% más. Se estima que esta propuesta implicaría una recaudación adicional de $ 4,917.8 millones en 2020.

Para fundamentar semejante incremento, la Secretaría de Hacienda dice que se trata apenas de “una actualización que reconoce la inflación del periodo de 2011 -último año en retocar la cuota del IEPS para este sector- a 2019”. También se propone que esta cuota se sujete a una mecánica de actualización anual, como los refrescos.

El tercer gran sector que sufrirá estas reformas serán las plataformas digitales, como es el caso de los servicios de transporte, alojamiento temporal y de los bienes que se comercian a través de plataformas que operan en lo que podría llamarse centros comerciales virtuales. Allí habrá dos grandes propuestas.

En la primera se propone que las plataformas que ofrecen servicios de intermediación y que cobren a cuenta del vendedor o prestador del servicio, realicen la recaudación y el entero de los impuestos generados en dichas operaciones, para que sea por su conducto como se obtenga la recaudación del IVA. Estiman que esta medida podría elevar la recaudación en $ 4,394 millones.

En el caso de las plataformas que no realicen cobros a cuenta del vendedor o prestador del servicio, estarán obligadas “a proporcionar información relevante que facilite las labores de control y fiscalización”. co. Por ello, se propone establecer un mínimo de obligaciones de fácil cumplimiento.

Por otra parte, se quiere incorporar en la Ley del ISR un apartado para regular los ingresos por la enajenación de bienes o la prestación de servicios a través de Internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, que obtengan las personas físicas con actividades empresariales.

También se propone una modificación a la Ley de IVA para que las empresas como Uber no puedan sacar provecho de su artículo 15, que establece que cuando el servicio de transporte público terrestre de personas se preste exclusivamente en áreas urbanas, suburbanas o en zonas metropolitanas está exento del impuesto.

“Se considera necesario precisar en el artículo 15, fracción V de la Ley del IVA que en el caso de que la prestación del servicio de transporte de personas se contrate mediante la aplicación de plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares de intermediación y los vehículos con los que se proporcione el servicio sean de uso particular, no se trata de transporte público y, en consecuencia, no procede la exención”, plantea Hacienda.

Se espera también que se debatan medidas para garantizar el pago del ISR en los ingresos por arrendamientos de propiedades, además de la retención del IVA para la subcontratación laboral, entre otras propuestas.

lpo