Simon Bramhall es un médico británico de 53 años que acaba de confesar ante un tribunal haber tatuado sus iniciales en los órganos internos de dos de sus pacientes.

Trabajador en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, Bramhall ha revelado haber realizado los tatuajes con rayos láser en el hígado de ambos pacientes durante una operación de trasplante.

Para detener hemorragias en el hígado los cirujanos utilizan gas argón, que también puede usarse para cauterizar.

Bramhall usó este medio para marcar sus iniciales, una “S” y una “B”, según reporta el periódico The Telegraph.

El descubrimiento de las marcas fue hecho durante una operación posterior, cuando una de estas pacientes se sometió a otra cirugía, con otro médico, quien le informó lo que encontró.

“Este es un caso sin precedentes legales en el derecho penal. Lo que él hizo no solo fue éticamente incorrecto, sino que está penado”, comenta el fiscal Tony Badenoch.

El acusado será sentenciado el próximo 12 de enero. Por su parte, las autoridades que llevan el caso condenan las acciones del médico e indagan por más evidencia. “Marcar el hígado de esos pacientes, de una manera totalmente innecesaria, fue un acto deliberado y consciente de su parte. Esos asaltos fueron incorrectos no solo éticamente, sino también criminalmente. Fue un abuso de la confianza depositada en él por los pacientes”, declara Elizabeth Reid, la fiscal especialista del caso.

Más información en https://ayojon.mx

Source: Ay Ojon

COMENTARIOS :D

COMENTARIOS :D

Loading...