El pie de atleta es un problema cutáneo bastante frecuente que aparece en la zona de los pies debido a un hongo. Aunque rara vez es grave, sus síntomas pueden ser molestos.

Los remedios caseros pueden ser bastante efectivos para tratar muchos casos de pie de atleta. Algunos de estos remedios pueden estar fácilmente disponibles en casa, mientras que otros están disponibles en tiendas de alimentos saludables.

Averigüe qué remedios caseros pueden valer la pena probar y cuándo puede ser el momento de llamar al médico.

Remedios caseros

Muchos remedios naturales o caseros pueden ser útiles para matar el hongo que causa el pie de atleta.

1. Aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia)

El aceite del árbol del té proviene de las hojas de dicho árbol, que se encuentra comúnmente en Australia. Se sabe que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Un estudio mostró que las soluciones que contienen 25 y 50 por ciento de aceite de árbol de té funcionaron significativamente mejor que un placebo para aliviar el pie de atleta entre los dedos de los pies.

VE ESTO: ‘Historias de miedo para contar en la oscuridad’: 10 cosas que debes saber antes de verla

El aceite de árbol de té también curó la infección en el 64 por ciento de las personas que lo usaron, mientras que solo el 31 por ciento de los que utilizaron un placebo se curaron.

ADS

Otro estudio descubrió que el aceite de árbol de té era más eficaz para matar hongos que otros agentes antimicóticos que se probaron.

Las personas deben tener cuidado al usar el aceite de árbol de té, porque puede irritar la piel. Algunas personas pueden necesitar dejar de usar el aceite debido a erupciones e irritación.

Para usar el aceite de árbol de té, las personas deben de diluir unas gotas en un aceite que lo contenga, como el aceite de coco o de oliva, y frotarlo sobre sus pies. Alternativamente, las cremas y pomadas de aceite de árbol de té pueden estar disponibles en tiendas de alimentos saludables.

Las personas no deben usar aceite de árbol de té sin diluir en la piel.

2. Ajo

El ajo tiene una larga historia de uso medicinal, y varios estudios han encontrado que es efectivo contra algunos hongos y bacterias.

Un análisis en el Avicenna Journal of Phytomedicine afirma que el ajo puede matar a una gran variedad de gérmenes. Algunas pruebas incluyen:

  • Un estudio en el Journal of Applied Microbiology, establece que el extracto de ajo fresco puede matar o detener el crecimiento de la Candida, un hongo común que infecta a los humanos.
  • Un informe en el Ulster Medical Journal, encontró que el ajo tiene propiedades antifúngicas efectivas.
  • Un estudio en Mycoses analizó un compuesto que se encuentra en el ajo conocido como ajoeno. El compuesto curó el pie de atleta en cada persona que lo utilizó. Se hizo una crema de ajoeno al 0,4 por ciento y se aplicó directamente al área.

Un baño de pies con ajo, usando dientes de ajo frescos es una manera para que las personas puedan probar este remedio en casa.

Triture de tres a cuatro dientes de ajo y mézclelos en un recipiente con agua tibia. Remoje los pies durante 30 minutos, dos veces al día durante una semana.

Sin embargo, los poderosos compuestos en el ajo pueden dejar un olor duradero en la piel.

3. Peróxido de hidrógeno con yodo

ADS

El peróxido y el yodo se usan comúnmente para desinfectar cortes y heridas, y para matar los gérmenes en la piel.

Un estudio reciente descubrió que el peróxido combinado con yodo eliminó 16 hongos diferentes. Se obtuvieron mejores resultados al utilizarlos de manera conjunta que por separado.

Para probar este remedio, mezcle la solución de yodo y el peróxido de hidrógeno en un cubo o recipiente grande. La solución de yodo está disponible en la mayoría de las farmacias en la sección para el cuidado de heridas. Sumerja los pies directamente en la solución o use un algodón para aplicarlo en las áreas afectadas.

No use yodo en la piel sin antes diluirlo, porque puede dañarla si se usa solo.

El peróxido puede picar si la piel está rota o irritada, y puede decolorar el cabello y los tejidos. El yodo también puede causar manchas.

La aplicación de esta mezcla en una bañera o ducha puede evitar las manchas no deseadas, la decoloración y los derrames.

4. Secador de pelo y talco en polvo

Si los hongos no tienen un ambiente ideal para vivir, no pueden seguir creciendo y diseminándose. Eliminar la humedad de los pies, especialmente entre los dedos, puede ayudar a evitar que el hongo se propague y empeore.

Las personas pueden eliminar la humedad de sus pies secándolos bien con un secador de pelo después del baño, asegurándose de que no quede humedad, pero teniendo cuidado de no quemar la piel. Las personas con pérdida de sensibilidad o con alta sensibilidad en los pies no deben usar este método.

Cuando los pies estén secos, haga un seguimiento rociándolos con talco en polvo para ayudar a absorber el sudor. Muchos polvos para pies contienen talco y ayudan a mantenerlos secos.

Además de estos pasos, usar calcetines que absorben la humedad de la piel puede ayudar a mantener los pies secos. Los siguientes tipos de calcetines pueden ayudar a mantener los pies secos durante todo el día:

  • Lana
  • Bambú
  • Tejido de fibra sintética, a menudo llamado calcetines inteligentes

Cambiar los calcetines al menos una vez al día cuando los pies están sudorosos o húmedos también es útil. O, en un clima más cálido, use zapatos abiertos o sandalias para aumentar el flujo de aire a los pies.

5. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto que la mayoría de las personas tiene en casa. También puede ser una forma efectiva de curar el pie de atleta.

Un estudio en Mycopathologia encontró que el bicarbonato de sodio tiene capacidades antifúngicas cuando se usa en la piel.

Para remojar el pie, mezcle aproximadamente media taza de bicarbonato de sodio en un cubo grande o un recipiente con agua tibia. Remoje los pies durante 15 o 20 minutos, dos veces al día. Cuando termine, seque bien los pies, pero no enjuague.

CHECA ESTO:

Así luce Facebook en modo oscuro para celulares

Facebook Comments
ADS