• El Gobierno chino anunció a principios de mayo que invertirá poco más de US$47.000 millones en la industria de semiconductores

El gobierno chino tiene previsto poner un alto a las prohibiciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y cortar todas las dependencias que existen hacia la tecnología estadounidense.

De acuerdo con The Wall Street Journal, ya es una prioridad para China buscar la independencia tecnológica de Estado Unidos, por lo que invertirá poco más de US$47.000 millones en la industria de semiconductores.

El objetivo es tener CPUs y GPUs para Smartphone, así como prepararse para los chips 5G y la inteligencia artificial.

Para ello se crearía un fondo de inversión conocido como China Circuit Industry Investment Fund Co. que servirá para impulsar la investigación y desarrollo de semiconductores.

Ya a finales del 2018 se rumoreaba que el fondo tendría una inversión de US$19.000 millones. A raíz de la tensión entre China y Estados Unidos, que sigue en aumento, nuevas compañías e instituciones buscan sumarse al fondo de inversión y estimular una industria en la que no han logrado destacar en el mundo.

Precisamente, China importa el 90% de sus chips pese a que el gigante asiático los fabrica para las compañías estadounidenses como Qualcomm o Broadcom.

Se sabe que China busca igualar las inversiones de horas compañías, como Intel, que gastó US$13.000 millones en el 2017, o Qualcomm, que invirtió más de US$3.000 millones.

Huawei y sus procesadores Kirin, y MediaTek, podrían verse beneficiados con el impulso del gobierno chino para el desarrollo de nuevas tecnologías.

ELCOMERCIO