X
Noticias

CCH Azcapotzalco, un foco rojo; alistan plan de paz

Estudiantes del CCH Azcapotzalco encabezaron ayer la marcha del silencio, que partió del Museo de Antropología al Zócalo de la Ciudad de México. Se manifestaron en contra de la inseguridad. Foto: Luis Enrique Olivares
Ximena Mejía

CIUDAD DE MÉXICO.

Autoridades de la UNAM ubican al plantel del CCH Azcapotzalco como un foco rojo debido a que los alumnos enfrentan una descomposición del tejido social, que los expone a caer en grupos porriles, de narcomenudeo y adicciones.

Este plantel, que cuenta con una matrícula de 12 mil alumnos, es la actual preocupación de la UNAM, debido a los altos índices de violencia, inseguridad y desconfianza por parte de los alumnos a las autoridades.

De acuerdo con fuentes de la UNAM consultadas por este diario, tras el diálogo que sostuvo el rector Enrique Graue con los alumnos se concertó una estrategia de proyecto cultural basado el programa Cultura de paz, del Fondo de Cultura Económica (FCE), el cual corresponde a un modelo de gestión comunitario que busca la reflexión en los estudiantes.

 

En la universidad se apuesta porque este proyecto logre que los jóvenes, por medio de la lectura, escritura y la cultura, logren alejarse de estos grupos y dimensionar el problema de violencia que se vive en el país.

Suena utópico, pero es a través de la lectura, la escritura y las actividades culturales como podremos restablecer la paz”, detalló.

Las autoridades universitarias declararon que los cinco planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades “son la parte más vulnerables de la UNAM”, debido a que son considerados el espacio más politizado de la universidad.

La comunidad es muy sensible a lo social, a las injusticias, y hay cosas que prenden muy rápido”, señaló una fuente universitaria. 

Ayer, el rector se reunió con la comunidad estudiantil de Azcapotzalco y firmó el pliego petitorio que le hicieron para mejorar las condiciones del plantel.

Se comprometió a que el alumnado tenga conocimiento previo del currículum de los candidatos a la dirección del plantel, así como excluir de la terna al actual director Andrés Francisco Palacios.

No reprimir a estudiantes que realicen actividades políticas y culturales; transparentar el presupuesto asignado al plantel durante la administración de la exdirectora Guadalupe Márquez Cárdenas y futuras administraciones.

La revisión de las denuncias de acoso sexual por parte de la Dirección General del CCH.  En la seguridad, se buscarán convenios con el gobierno de la Ciudad de México, para el exterior del plantel, además de fortalecer el programa Sendero Seguro.

En el caso de los porros, en el caso de denuncias, serán las oficinas jurídicas del plantel y la Dirección General, las que sancionarán con base en la legislación.

Sin embargo, en el interior de la universidad, ven con desconfianza desarticular a los grupos porriles, al considerar que cumplen con fines políticos externos a la UNAM.

 

cva

 


Source: Excelsior

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Popular

To Top